(Foto referencial EFE)
COMPARTE

Quemaduras en el 80% de la superficie corporal sufrieron los tres niños, de 6, 3 y 2 años, que murieron al ser incendiada intencionalmente su vivienda en el sector Merecure, de Caucagua, municipio Acevedo del estado Miranda.

El hecho se registró a la media noche del domingo, mientras los pequeños Arantza Sarahí (2), Aaron José (3) y Abraham Moisés (6), este con discapacidad (parálisis cerebral) severa, dormían y su madre Giuliana Clemente (25) se disponía a acostarse a descansar.

Este martes estaba en la morgue tramitando el retiro de los cuerpos y mostró las lesiones que sufrió tratando de salvar a sus hijos de las llamas que consumieron el pequeño anexo al lado de la casa de su abuela Rosa Zerpa, donde vivía desde hacía 3 años porque no contaba con recursos para pagar un alquiler.

La mujer mostró quemaduras en su espalda, cadera y ambas orejas, relató los hechos y responsabilizó a Emilio Lugo, un herrero de 60 años que la pretendía pero ante el rechazo de ella actuó obsesionado por los celos al verla acompañada por unos amigos.

El domingo 7 de mayo Lugo le regaló un par de zapatos a Giuliana y ella los rechazó. Luego estuvo con unos amigos en la redoma paseando a los hijos y regresó a su casa a las 9 de la noche. Después de cenar se sentó frente a la casa a conversar con los amigos cuando llegó Lugo en estado de ebriedad y se trabó en riña con uno de los acompañantes de Giuliana. Sacaron a relucir cuchillos y picos de botellas, resultando herido el herrero. El amigo de Giuliana quedó detenido, Emilio Lugo fue suturado en el hospital, dado de alta y regresó al barrio.

Ella cuenta que estaba sentada en la cama, donde dormían los niños, se levantó a apagar el televisor para acostarse y sintió que lanzaron un líquido por la ventana.

-Era gasolina, me cayó en la cara, yo no podía ver, cuando empezó el incendio traté de salir pero la puerta estaba cerrada. Comencé a gritar, vinieron los vecinos, echaban agua por la ventana, tumbaron la puerta y me auxiliaron.

Primero fueron trasladados al hospital de Caucagua, luego al Seguro Social de Guarenas, no los pudieron atender por falta de insumos y finalmente los llevaron al Domingo Luciani de El Llanito. En el trayecto murió la pequeña Arantza, y el lunes fallecieron los varones.

Los vecinos de Merecure estaban enardecidos, intentaron linchar a Emilio Lugo, quien según Giuliana tiene una relación sentimental con su abuela. Le destrozaron la casa, la desvalijaron y cuando lo golpeaban en la calle llegó una patrulla policial y lo rescató.  Ahora está preso en el Cicpc de Higuerote.

Giuliana estaba cumpliendo este martes 26 años, solicitando ayuda para sepultar a sus hijos y comprar el tratamiento para curarse las quemaduras. Su madre residenciada en Colombia, venía en camino.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.