La víctima de asesinato, Aarif Mohammed, inició la situación con un ataque de cuchillo contra uno de los perpetradores, lo que detonó el fatal desenlace / Foto: Cortesía (Newsday)

Aarif Mohammed, de 43 años, murió a manos de tres hombres de nacionalidad venezolana en Tunapuna, la noche del viernes 1 de enero, luego de sostener una agresiva discusión con su esposa, Mayerkys Gonzales, también venezolana, quien debió acudir cerca de las 10:00 de la noche a casa de sus familiares en Macoya Extension.

Allí también llegó Mohammed, quien discutió con tres de los familiares varones de Gonzales, sacó un alfanje –una suerte de puñal árabe-hispánico, y cortó a uno de los hombres. Como consecuencia, resultó atado y golpeado hasta perder el conocimiento.

La policía llegó al sitio y trasladó al trinitario hasta el Complejo de Ciencias Médicas Eric Williams, donde se le declaró muerto. Los responsables de 20, 24 y 49 años terminaron aprehendidos.

Reporta la web del diario isleño Newsday que los tres hombres acudieron en ayuda de Gonzales cuando, según los informes, Mohammed las amenazó a ella y a su hija. Incluso, la propia hermana de la víctima fatal, Nalefa Ramjit, declaró que “ellos trataron de salvarla, y ella tiene una hija pequeña. Él (su hermano) realmente la amenazó”.

Intentaron salvar a la mujer y a su hija

“Nada traerá de regreso a mi hermano. Así que si la policía tiene que liberarlos, deberían liberarlos. Solo quiero asegurarme de que esto no suceda una segunda vez», dijo Ramjit que reiteró que los familiares de la esposa de Mohammed “realmente intentaron salvarla a ella y a mi sobrina. Intentaron salvarla y probablemente cuando empezaron a discutir él actuó de forma arrogante, no quiso escuchar” y usó el arma blanca.

Ramjit dijo que no quería presentar cargos contra los hombres, y que solo quería comenzar a hacer los arreglos para el funeral de Mohammed.

Por su parte, la viuda, de 44 años, dijo al diario que estuvo casada con Mohammed durante seis años y admitió haber tenido una pelea con su esposo antes de la discusión con sus familiares en la casa de Macoya. «Intentó hacerme daño… Mis familiares intentaron distanciarse, pero él los atacó. Salí del lugar antes de que pasara el resto en busca de la policía. Cuando regresé lo vi golpeado».

Gonzales señaló que era deber de la policía arrestar a sus familiares en relación con la muerte de Mohammed, porque “ley es ley”.

La mujer agregó que ella y Mohammed vivieron juntos durante dos años en Venezuela antes de migrar a Trinidad y Tobago.

Con información de Newsday.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.