Explotación petrolera en el Yasuní
El colectivo Yasunidos aseguró que la resolución pone fin a la "sistemática vulneración de derechos". Foto archivo: Cortesía Yasunidos

El Tribunal Contencioso Electoral (TCE) de Ecuador, tras ocho años de litigio, aceptó este martes que se validen las firmas de respaldo para una consulta popular contra la explotación petrolera en el Parque Nacional Yasuní, en el corazón de la selva amazónica del país.

El TCE, máximo organismo de control legal en su ramo, a través de una sentencia ordenó al Consejo Nacional Electoral (CNE), organizador de comicios, que en el plazo de 15 días declare válidas las firmas de respaldo recogidas en 2014 por el colectivo Yasunidos para la consulta contra la explotación petrolera del Yasuní.

Dicho grupo ambientalista aseguró que la resolución pone fin a la “sistemática vulneración de derechos” y al “fraude” cometido por el Consejo Nacional Electoral durante estos últimos ocho años.

Explotación petrolera en el Yasuní

Yasunidos presentó en 2014 más de 800 mil firmas de respaldo para la consulta que preguntaba a los ecuatorianos si estaban de acuerdo en dejar bajo tierra las reservas de crudo descubiertas en el llamado eje ITT (Ishpingo-Tambococha-Tiputini) del Parque Yasuní, considerada como una de las zonas de mayor concentración de biodiversidad del planeta.

Además, la consulta intentaba proteger a pueblos indígenas que viven en aislamiento, pese a lo cual los tres gobiernos sucesivos han continuado con las operaciones de extracción de crudo, bajo el argumento de hacerlo con la mayor responsabilidad ambiental posible.

El abogado Pablo Piedra, que ha patrocinado la causa, indicó a EFE que la decisión del Tribunal es sumamente importante en un momento en que la humanidad va tomando conciencia sobre la importancia de proteger el planeta.

Según Piedra, en su momento se presentaron firmas más allá de las requeridas para el proceso de consulta, aunque las autoridades de las diferentes administraciones las objetaron.

Ahora, el TCE le dio la razón a los ambientalistas y pidió que se validen las firmas, se reanude el proceso y que la consulta de Yasunidos se envíe al Tribunal Constitucional para la calificación de la pregunta.

Protección de derechos

“¿Está de acuerdo o no en mantener el petróleo de los Bloques 31 y 43 del Yasuní-ITT bajo el subsuelo?”, es la pregunta de la consulta popular que podría coincidir con las elecciones municipales y provinciales de febrero próximo, señaló Piedra.

Además, recordó que este caso está relacionado con otro sobre protección de derechos de pueblos aislados (tagaeri y taromenane), que se tramita ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH).

Piedra, tras comentar sobre la serie de vulneraciones que ha sufrido la propuesta ambientalista, no dudó en señalar que podrían surgir posiciones de poder para intentar frenar nuevamente la consulta, aunque dijo que la resolución del Tribunal es contundente.

Si la consulta popular aprueba que el petróleo del Yasuní permanezca bajo tierra, entonces “el Estado ecuatoriano debe cumplir” sin atenuantes esa decisión, pese a que ya ha hecho inversiones petroleras en el Bloque 31, agregó Piedra.

“Lo que se busca es proteger la biodiversidad de este parque que ya ha sido sometido a una destrucción” con la construcción de carreteras, plataformas y otras obras petroleras, añadió el letrado.

La importancia de esta consulta, para Piedra, “va mucho más allá del interés económico que pueda haber”, pues aseguró que los seres humanos “estamos en medio de una de las mayores crisis climáticas mundiales”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.