COMPARTE

 

La desaparición forzada del general Raúl Isaías Baduel denunció su abogado, Omar Mora Tosta. A la fecha, no tienen conocimiento oficial del sitio de reclusión al que habría sido trasladado el ex ministro de la Defensa, cuya libertad condicional fue revocada de manera abrupta el jueves, apenas a 49 días de culminar la condena a casi 8 años de cárcel acusado por hechos de corrupción.

Hasta las 12:30 minutos de esta tarde, cuando salí del Tribunal Militar de Ejecución en Maracay, no se me había informado dónde está recluido el general, detalló Mora Tosta. “Desde ayer me dicen que ellos no saben dónde está”. Esta declaración la ratificó el abogado pasadas las 4:45 de la tarde

Fuentes de crédito que pidieron reservar su identidad, informaron que el general estuvo aislado en el Centro Nacional de Procesados Militares (Cenapromil), en Ramo Verde, en Los Teques, en el mismo edificio donde se encuentra Leopoldo López, que está separado de la estructura que alberga al resto de la población penal y en la que el militar estuvo recluido durante más de cinco años. Aproximadamente a la 1 de la tarde del jueves el militar pisó nuevamente el centro de reclusión de donde había salido el 12 de agosto de 2015 con una medida de libertad condicional.

El ex ministro de la Defensa fue arrestado el 2 de abril de 2009 por agentes de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM), hoy Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), acusado por delitos de corrupción. El 7 de mayo de 2010 fue condenado a casi 8 años de cárcel, bajo cargos de apropiación indebida de 30 millones de bolívares y 3,9 millones de dólares durante su gestión como ministro. Baduel acusó a los ministros que lo precedieron y lo sucedieron del manejo de este dinero, y aseguró que el motivo de su encarcelamiento fue oponerse a la gestión del fallecido Hugo Chávez. Fue inhabilitado para ejercer cargos públicos hasta el fin de su condena.

La condena la cumplió en Ramo Verde y en su casa, a donde fue trasladado por un beneficio de libertad condicional, suspendido de manera abrupta este jueves, bajo la acusación de incumplimiento del régimen de presentación y sospecha de un plan conspirativo.

La misma fuente reveló que Baduel retorna a una cárcel convulsionada. El martes, a las 11 de la noche, un contingente de hombres, que posteriormente se conoció que pertenecían a la Dirección de Contra Inteligencia Militar, requisó violentamente la celda del coronel José Gámez y otros militares allí recluidos. Esta información, reseñada por el portal La Patilla, revelaba que los funcionarios buscaban documentos que develaran un supuesto plan conspirativo contra el Gobierno.

Varios internos habrían sido agredidos en presencia del director y el subdirector del Cenapromil, según la fuente.

El miércoles en la noche, los funcionarios de la Dgcim volvieron. Esta vez habrían golpeado a otro grupo de internos. Se conoció extraoficialmente que varios custodios habrían sido detenidos, pero la fuente no pudo precisar bajo qué cargos.

Mora Tosta, extraoficialmente, sabe que Baduel estuvo aislado en Ramo Verde, donde permanece. Pero, hasta que el tribunal no le informe oficialmente dónde está su defendido, sólo puede hablar de una desaparición forzosa, en la cual insiste.

Los familiares fueron el jueves a la cárcel de Ramo Verde, pero nadie les dio información sobre la presencia o no del general en esas instalaciones. “No nos dejaron acceder al sitio, pero está confirmado que mi papá está en Ramo Verde, lo dijo el Defensor del Pueblo”, denunció su hija Rayrín Baduel.

Aislado evidentemente está porque no hemos tenido acceso a él, ni nosotros ni sus abogados, certificó Rayrín Baduel

Este viernes, el general fue llevado a su sitio de reclusión habitual. El primer edificio en el que permaneció desde que llegó a la cárcel, en el año 2010. Ya no estará aislado, como lo está Leopoldo López.

NUEVA ACUSACION

La condena del general Baduel por corrupción termina en 49 días. A partir del allanamiento, podría iniciarse otro proceso. A Baduel lo acusan unos “vecinos cooperantes”, según Mora Tosta. “El argumento oficial se basa en el testimonio de personas que aseguraron que desde el 2 de enero estaba recibiendo a mucha gente en su casa, en especial periodistas de medios nacionales e internacionales de medios privados, y que habían visto una caravana de carros que pasaba por casa del general y descargaban gran cantidad de armas. Por eso lo allanaron. Se llevaron una computadora quemada, una laptop y un cargador con 27 municiones. “Un ministro de la defensa, general en jefe, comandante del Ejército, está autorizado para portar armas de fuego”

Mora Tosta cuestionó que el Tribunal Militar de Ejecución le haya ocultado, dolosamente, la orden de allanamiento, la orden de aprehensión y la revocatoria del beneficio de libertad condicional. “Ayer le tocaba presentarse y acudimos al tribunal, firmamos el libro y cuando ya íbamos saliendo llegaron funcionarios de la Dgcim con una orden, firmada en el mismo tribunal donde el día anterior yo había preguntado si había alguna novedad en el caso”.
El abogado está convencido de que Baduel seguirá detenido. El lunes volverá al tribunal para buscar información de su defendido y acudirá a la cárcel de Ramo Verde a intentar verlo. Lo que sí es un hecho para el abogado es que no habrá audiencia de presentación en estos días. “Aquí se impuso el abuso de poder y  se cumplió la orden mediática de llevarlo a Ramo Verde.  Los tribunales en este país son jarrones chinos”.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.