Plantón
Plantón en el Distribuidor El Trigal (Foto: Dayrí Blanco)
COMPARTE

Su fuerza es inminente, la mayoría son jóvenes, sin embargo se ven a algunos mayores entre ellos. Ya habían sido reprimidos en las cercanías de La Adobera, pero eso no los detuvo. El miedo se ha ido, ahora solo quedan ganas de salvar a Venezuela.

Luego de las 21 bombas lacrimógenas lanzadas por la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) a los manifestantes, decidieron seguir con su lucha desde el distribuidor El Trigal.

Allí se plantaron como ya es costumbre desde que iniciaron las protestas. Con escombros trancaron todas las entradas al distribuidor, el tránsito vehicular fue obstaculizado. Su única arma: piedras para defenderse de la represión.

Algunos tapaban sus rostros con capuchas, otros mostraban su cara. Niños, adultos y señores se mantenían al lado de los jóvenes.

En la tarde una situación tensa volvió a formar parte de El Trigal. A lo lejos, un grupo de personas observó cómo delincuentes se aprovecharon de la tranca para robar a los conductores de los vehículos que intentaban pasar por el lugar. Varios jóvenes que estaban en la manifestación corrieron hacia los malhechores para detenerlos.

Los comentarios se escuchaban. “Ya mañana el Gobierno saldrá diciendo que fuimos nosotros, ¿dónde están cuando deben defender a los ciudadanos? solo aparecen para reprimir”.

Dejaron pasar a varios de los vehículos sobre los escombros, pero muchos ya habían sufrido de actos delictivos por sujetos ajenos a las protestas que se dieron a la fuga.

Con esto vuelve a tomar fuerza los infiltrados que graban a los manifestantes o que se mantienen cerca de las protestas para generar caos.

Aproximadamente a las 6:00 p.m. unos cinco funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) se acercaron a los manifestantes por el parque Negra Hipólita, se pararon en sus motos frente a los escombros.

Los manifestantes corrieron hacia ellos con piedras en mano. En ese momento la PNB lanzó una bomba lacrimógena para dispersarlos, pero los jóvenes a pesar del ardor en sus ojos se quedaron para enfrentarse a los uniformados.

La cantidad de funcionarios era menor a los manifestantes. La PNB se retiró luego de lanzar el gas.

Al caer la luz del sol, poco a poco la protesta redujo su intensidad. Grupos de personas se fueron a sus hogares. A las 7:00 p.m. solo quedaron los más valientes, unos 20 hombres que se retiraron por voluntad propia.
La PNB y la Policía de Carabobo aguardaban en las adyacencias del parque para recoger los escombros y restablecer el tránsito vehicular.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.