Foto: Archivo
COMPARTE

El base Lonzo Ball logró el segundo triple-doble de su carrera (11 puntos, 16 rebotes y 11 asistencias) en la victoria de Los Angeles Lakers sobre Denver Nuggets (127-109), un encuentro donde los californianos registraron su récord de asistencias (36) esta temporada.

Ball es el segundo jugador en la historia de la franquicia angelina capaz de sumar múltiples triples-dobles como novato. El otro fue Magic Johnson, con 7 en total.

Julis Randle agregó 24 puntos, 7 rebotes y 5 asistencias, mientras que Gary Harris, con 20 tantos, fue el mejor de unos Nuggets que venían de ganar ocho de sus últimos once partidos. El español Juancho Hernangómez firmó 7 tantos y 4 rebotes en 19 minutos.

La buena distribución de balón del equipo de Mike Malone permitió a los visitantes el comienzo del partido, pero las dos faltas cometidas por Nikola Jokic en apenas seis minutos cercenaron ese dominio y facilitaron que los Lakers, de la mano de Randle y Clarkson desde el banquillo, imprimieran una marcha más encuentro.

Esa dosis extra de energía y velocidad se tradujo en una renta superior a los 20 puntos para los californianos (54-32) tras un parcial de 22-4 liderado por un magnífico Brook Lopez y un Randle motivadísimo, capaz de anotar 17 tantos en apenas 13 minutos.

A ese recital angelino se sumó la concatenación de pérdidas de balón -hasta 11 mediado el segundo cuarto- para Denver y las expulsiones de Jokic y Malone por sendas técnicas tras protestar al árbitro una falta no pitada sobre el serbio, cuya ausencia dejó un socavón en la zona para los suyos.

La ventaja para los de Luke Walton llegó a ser de 24 puntos (66-42) en la primera parte, marcada por el pobre porcentaje de acierto de los Nuggets (inferior al 37 por ciento) y su desconcierto ofensivo, perfectamente ejemplificado por los cuatro robos de balón prácticamente seguidos de Corey Brewer.

Además, Paul Millsap no volvió a la pista debido a unas molestias en la muñeca.

Denver, tocado pero no hundido, abrió el tercer cuarto con determinación y redujo la brecha (76-61), pero la mejor versión de los Lakers emergió para sepultar a su rival en pleno festival de jugadas espectaculares, incluido un alley-oop de Kentavious Caldwell-Pope para Ingram que colocó el 92-69.

Los Nuggets, a pesar de todo, no dejaron de respirar. Un triple de Hernangómez y tiros libres de Emmanuel Mudiay (97-84) pusieron a su contrincante en alerta, aunque en esas reapareció Ball para reclamar el protagonismo y firmar el triple-doble gracias a una asistencia que convirtió Randle desde el exterior.

Esa jugada dejó las cosas en 109-86 a falta de nueve minutos y Denver nunca volvió a intimidar a los angelinos, felices tras acabar con una racha de cinco derrotas en los últimos seis encuentros.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.