El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, condecoró hoy de manera póstuma al teniente Garlin M. Conner con la medalla de honor del Congreso por su coraje mostrado durante la II Guerra Mundial, cuando el militar “venció al mal con la fuerza de un guerrero y el corazón de un auténtico héroe”.

“Hoy rendimos tributo a ese chico de una granja de Kentucky, que venció al mal con la fuerza de un guerrero y el corazón de un auténtico héroe. Jamás caerá en el olvido”, prometió Trump al hacerle entrega de la medalla a su viuda, Pauline Conner, en un acto celebrado en la Casa Blanca.

Tras ser llamado a filas en marzo de 1941, en plena contienda, Conner pasó un total de 28 meses en el frente y resultó herido hasta en siete ocasiones a lo largo del conflicto.

“Le hirieron con tanta frecuencia, de tan mala manera, pero él se negaba a volver (a casa). El teniente Conner aún no había acabado… ni de lejos”, destacó el mandatario.

Sin lugar a dudas, la acción más recordada de este ciudadano nacido en el estado de Kentucky, en 1919, se produjo durante la “Operación Grandslam”, cuando el Ejército alemán amenazaba con barrer a los aliados en las proximidades de la localidad francesa de Houssen.

Conner, que en aquel entonces era oficial de inteligencia, se ofreció voluntario para, al tiempo que desplegaba un cable telefónico a su paso, adelantarse a su batallón para ganar una posición para poder observar mejor al enemigo.

Cuando las tropas alemanas iniciaron una última ofensiva, que les situó a escasos metros de donde Conner se encontraba parapetado, el entonces teniente ordenó un ataque de artillería sobre su posición, arriesgando así su propia vida, con el objetivo de poner freno al avance enemigo.

“Con valor se enfrentó a la muerte para poder salvar a su batallón y conseguir la victoria. Muchos de sus compañeros dijeron que era la acción más valiente que habían presenciado”, enfatizó Trump.

Durante las tres horas en que Conner permaneció agazapado en un agujero, coordinando la artillería estadounidense, los aliados lograron abatir a cerca de 50 soldados alemanes e hirieron a más de cien.

Sus acciones en el campo de batalla le valieron un sinfín de reconocimientos, que, tras sumar hoy el mayor reconocimiento militar del país, le sitúan entre los héroes más laureados de Estados Unidos.

Aquejado de problemas de dolencias en el riñón y de diabetes, Conner falleció hace justo veinte años, a los 79 años de edad. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.