(Foto: The Washington Post)
COMPARTE

El diario  The Washington Post realizó un trabajo donde explica el creciente deterioro al que se ven expuestos los hospitales brasileños que se encuentran en la frontera, por la ola de venezolanos desesperados por atención médica.

“La demanda está creciendo más rápido de lo que puedo manejar. Cada mes el número de pacientes crece exponencialmente ¿Cómo puedo planificarme para eso?”, se preguntó Marcillene Moura, la directora del Hospital General ubicado en el estado fronterizo brasileño de Roraima. “¿Qué pasará si esto continúa? Me quedaré sin insumos a mitad de año”.

El Hospital General de Roraima no cuenta con las instalaciones para manejar los cuerpos de los pacientes que mueren allí. El centro médico atendió 100 pacientes Venezolanos en septiembre. Para el mes de diciembre, ese número se había duplicado, reseña el texto.

Para lidiar con la cantidad de personas, el hospital trasformó salas de espera en pabellones, añadiendo tantas camas como el espacio permitía. Pero la demanda es tan alta que incluso se empezaron a utilizar más pasillos.  El 40% de los pacientes en la unidad de cuidados intensivos son extranjeros, y cada uno cuesta hasta 1.500 dólares al día.

El artículo explica que la falta de tratamiento médico en Venezuela hace que los pacientes regresen al hospital en peores condiciones. En promedio, los venezolanos son hospitalizados hasta tres veces más que los brasileños y frecuentemente requieren de intervenciones médicas costosas.

Lea el artículo en inglés 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.