Su nombre es Sebastian Coltescu. Foto cortesía: Diario AS.

La Comisión de Control, Ética y Disciplina de la UEFA inhabilitó por conducta inapropiada hasta el 30 de junio de 2021 al rumano Sebastian Coltescu, cuarto árbitro del partido de la fase de grupos de la Liga de Campeones entre el PSG y el Istambul Basksehir.

Este lunes, la UEFA confirmó la sanción al árbitro rumano por conducta inapropiada, pero no por racismo, ya que ésta responde a que infringió el artículo 11.1 del Reglamento Disciplinario, así como el 6.1 de las Condiciones Generales para Árbitros (obligación de comportarse de forma adecuada), pero no el artículo 14 del primero relativo a racismo y otras conductas discriminatorias.

Por los motivos en mención, la comisión disciplinaria de la UEFA también amonestó al árbitro rumano Octavian Sovre, que actuó como asistente en dicho encuentro, que se interrumpió a los 13 minutos y se reanudó al día siguiente con otra terna arbitral. Tanto Coltescu como Sovre tendrán que asistir a un programa educativo antes de la fecha culmine de la suspensión, en las condiciones determinadas por los servicios arbitrales de la UEFA.

El organismo rector del fútbol europeo abrió una investigación sobre los incidentes del encuentro y nombró un instructor, con quien su Comisión de Disciplina estuvo de acuerdo en que los funcionarios de la UEFA deberían recibir una formación adecuada y específica. Todo esto, para tomar mejores decisiones sobre la elección del lenguaje y las palabras que deben utilizar en las competiciones.

“En el contexto internacional, el uso correcto del lenguaje es esencial para evitar situaciones como las ocurridas en el partido mencionado”, señaló el organismo. Respecto al camerunés Pierre Webó, entrenador asistente del Basaksehir turco, que vio la tarjeta roja en el choque, la comisión disciplinaria le impuso un partido de sanción por conducta antideportiva.

La tarjeta roja al africano por protestar una decisión arbitral fue el desencadenante de los incidentes, ya que el equipo turco alegó en ese momento que el cuarto árbitro, el rumano Sebastian Coltescu, utilizó un término racista contra el ex jugador.

Los futbolistas de ambos equipos decidieron abandonar el campo tras unos minutos de discusiones con el árbitro rumano Ovidiu Hatega y el partido fue suspendido a continuación, aunque se completó al día siguiente con un nuevo equipo arbitral.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.