Según Infobae, el doctor José Alberto Marulanda Bedoya, es otra víctima de torturas físicas y psicológicas por parte de funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), “por lo que un médico forense cambió la experticia original para ocultar las pruebas”.

Así lo dijo el doctor Marulanda a sus abogados, quien fue “golpeado en el estómago y la espalda, con una cabilla o barra de metal, causando lesiones visibles en sus pies, que le dejaron hematomas”, por sus custodios dentro de la Dgcim, los mismos que lo llevaron al Tribunal.

El reconocido traumatólogo y especialista en mano, hoy preso en la cárcel militar de Ramo Verde en Caracas, luego de ser detenido el 20 de mayo de 2018, es acusado de Traición a la Patria e Instigación a la Rebelión, delitos absurdos porque no es militar, no portaba armas y no tenía acceso alguno a cuarteles venezolanos.

Al doctor José Alberto Marulanda Bedoya le ha costado cárcel y tortura, una corta relación de apenas tres meses con la capitana de navío Emmy Mirella Da Costa, señala la denuncia.

Las declaraciones sobre las torturas indican que “las esposas que le colocaron en sus manos estaban muy apretadas con la intención de causar daño y dolor, y por ello perdió la sensibilidad de las manos, lo que le afectó el nervio radial. Además fue golpeado fuertemente en el parietal derecho, a la altura del oído, produciendo pérdida auditiva”.

El doctor reconoció que una forense lo atendió y le realizó una evaluación médico forense, recomendando remitirlo a un especialista en otorrinolaringología. No obstante, los médicos forenses de El Llanito amenazan con paralizar todas las evaluaciones sobre detenidos en la Dgcim, porque son obligados a trabajar violando el trato médico-paciente. Los forenses están siendo obligados a trasladarse a la Dgcim a evaluar ahí a los detenidos, en lugar de que los pacientes les sean llevados a sus consultorios en la medicatura, afirman los denunciantes.

Pero lo más escandaloso es que cuando un forense va a evaluar a un paciente en la Ddcim no le permiten hacerlo en privado, ya que siempre hay dos o tres custodios, de los que precisamente torturan a los detenidos, ubicados a ambos lados del médico y vigilando bajo amenaza para que el detenido no revele las lesiones que tiene, subraya al artículo.

El 24 de mayo a las 3 de la tarde el doctor Marulanda fue llevado al Tribunal Militar Primero de Control, donde declaró que una mujer médico-forense, le realizó la experticia, mientras que en el informa aparece el nombre de un médico-forense.

Aunque los abogados defensores insistieron para que el Tribunal dejara constancia de las torturas, a las cuales el doctor había sido sometido, la Juez quien es la mayor del Ejército Claudia Carolina Pérez de Mogollón no lo permitió e interrumpiendo a los abogados les dijo que debía ceñirse a lo estrictamente expuesto por el Fiscal y que lo de las torturas debía presentarlo ante otros organismos.

Leer más: https://www.infobae.com




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.