Su próximo rival será el Atalanta. Foto EFE.

Un Liverpool espeso, con muchos suplentes y aún tocado por la ausencia de Virgil Van Dijk, logró pasar el trámite del Midtjylland gracias a un gol de Diogo Jota y un penalti transformado por Mohamed Salah (2-0).

Los “Reds”, que además perdieron por lesión a Fabinho, dan un gran paso en sus aspiraciones a liderar el Grupo D, aunque ofrecieron una discreta actuación.

Advirtió Jürgen Klopp en la previa del partido que no había que confiarse ante el modesto Midtjylland, y de que en la Liga de Campeones cualquiera te puede ganar.

Pero, lo cierto es que el alemán dio la impresión de tomarse poco en serio a los daneses, dejando a sus grandes jugadores en el banquillo.

Ni Mohamed Salah, ni Sadio Mané, ni Roberto Firmino partieron de inicio y lo pagó un Liverpool tieso y sin peligro.

El Liverpool no fue capaz de disparar a puerta, en una primera parte en la que tuvieron suerte de no verse por detrás en el marcador. Esto, debido a que Anders Dreyer, en un mano a mano que tuvo en el primer minuto, no fue capaz de superar a Alisson.

Takumi Minamino y Divock Origi no generaron ningún problema para la defensa danesa y la primera parte fue de las peores que se recuerdan en Anfield, si se tiene en cuenta que el Midtjylland venía de ser goleado en su primer partido del grupo.

Klopp también sufrió en la defensa, ya que su central de urgencia, Fabinho, cayó lesionado y se tuvo que marchar a la media hora, sin dejarle más opción que la del canterano Rhys Williams.

Aún con todos los problemas, el Liverpool tenía mucha más calidad que los daneses y solo le hizo falta una triangulación para desbloquear el encuentro.

Shaqiri tiró una pared con Alexander-Arnold, le filtró la pelota en el área y el lateral inglés se la sirvió en bandeja a Diogo Jota, que apareció desmarcado para empujarla a la red.

El gol no hizo que el Liverpool jugara más tranquilo, sino que despertó al Midtjylland, que comenzó a verse suelto, tocando la pelota y con ocasiones para nivelar el partido.

La suerte para el equipo local era esa, que era el Midtjylland y no un equipo de más categoría. Con el tiempo casi cumplido, Paulinho derribó a Salah dentro del área y el egipcio sentenció el choque.

Klopp arriesgó rotando y le salió bien, porque consiguió los tres puntos, pese a dar una imagen paupérrima para un campeón de la Premier.

El Liverpool lidera con comodidad el grupo con seis puntos, dos más que el Atalanta, al que visitará la semana que viene.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.