(Foto referencial AFP)

Venezuela sigue enfrentando las consecuencias del masivo apagón que ocurrió el 7 de marzo, pues desde entonces se registró una secuencia de fallos eléctricos que dejaron al país en una oscuridad que hoy se mantiene, al menos cuatro horas diarias, en 20 estados a causa del racionamiento de luz.

El megapagón que ocurrió hace un mes afectó a casi todo el país durante cinco días paralizando sus actividades, y aunque el 12 de marzo el Gobierno anunció que la electricidad estaba restituida casi en su totalidad tras “ataques” al sistema eléctrico, el día 25 la nación petrolera volvió a sufrir los masivos apagones.

Al día de hoy, 20 de los 23 estados del país, en los que no está incluida la capital venezolana, se quedan seis días a la semana sin luz al menos cuatro horas, en diferentes horarios, debido a que las autoridades aplican un racionamiento eléctrico que, según anunció hace una semana el gobernante Nicolás Maduro, durará 30 días.

Sin embargo, en Zulia, el estado más afectado por los apagones debido a que los vive desde hace meses, su gobernador local, Omar Prieto, indicó que los habitantes recibirían electricidad de cuatro a seis horas.

Por los fallos del servicio eléctrico se vieron afectadas las comunicaciones, el transporte, los comercios y el suministro de agua, que poco a poco se ha ido regularizando pero que aún presenta problemas en varias regiones del país.

Los comercios, por su parte, intentan continuar con sus labores, pero se ven perjudicados por el racionamiento.

La presidenta del Consejo Nacional de los Comercios y Servicios (Consecomercio), María Carolina Uzcátegui, dijo a Efe que aunque en el interior del país los comerciantes tienen una “mayor capacidad de adaptación” al plan de racionamiento porque llevan años enfrentando cortes no anunciados, esto no les hace menos compleja la labor.

Uzcátegui reiteró que durante el apagón masivo del 7 de marzo hubo saqueos en varios estados del país, como Falcón, Mérida, Lara, Apure (oeste), Anzoátegui, Sucre (este), Miranda, Aragua (centro), y Zulia, este último el más perjudicado, debido a que en las otras regiones hubo una atención inmediata por parte de las autoridades. “En Zulia, que tuve la oportunidad de visitar, hubo un proceso de devastación terrible, ver como rompieron los techos de los locales para sacar los cables, lavamanos, pocetas, desmantelaron vehículos, se llevaron arcos de ventanas”, indicó al señalar que estos fueron “hechos violentos”.

Uzcátegui aseguró que allí de los más de 520 comercios que fueron afectados, el 40 o 45 % de ellos, más de 200 comercios, aseguran no tener la capacidad de volver a abrir. “Estamos hablando de la pérdida de más de 2 mil empleos”.

La representante de los comerciantes calcula que las pérdidas para el país superan los mil 200 millones de dólares por los apagones ocurridos desde hace un mes.

El presidente de la principal patronal Fedecámaras, Carlos Larrazábal, dijo a Efe que hasta el momento no tiene una estimación exacta sobre las pérdidas que dejaron todos los fallos del servicio eléctrico ocurridos en la primera y última semana de marzo. Sin embargo, destacó que por el masivo apagón del día 7 se estima que hubo pérdidas diarias de 200 millones de dólares.

Larrazábal argumentó que las pérdidas por los apagones que se registraron en la última semana de marzo son “más difíciles” de calcular debido a la intermitencia del servicio.

El empresario alertó que el racionamiento eléctrico que aplica el Gobierno está afectando aún más la producción y con ello el abastecimiento de los alimentos, que se ha visto perjudicado desde hace unos cinco años por la severa crisis económica que vive el país.

Precisamente esta semana la Federación Nacional de Ganaderos (Fedenaga) se declaró en emergencia debido a que las fallas en el servicio eléctrico siguen produciendo graves daños a su operatividad. Se ha minimizado la producción y la oferta de alimentos tras los apagones.

Según el Gobierno de Maduro, los apagones ocurrieron porque el sistema eléctrico del país fue “atacado” por Estados Unidos y la oposición de forma “cibernética” y con un fusil de larga distancia.

La oposición, por su parte, señala que la falta de mantenimiento y la corrupción de Estado fue lo que provocó los fallos eléctricos.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.