COMPARTE

Yo creo que es un deber patriótico de los que tenemos la suerte de poder decir en voz alta lo que pensamos, recordar la desesperante situación que vive el país, en el aspecto político, social y económico, porque el venezolano es olvidadizo y fácilmente se deja convencer o si prefieren se deja…corromper.

De no ser así no tendría sentido que todavía haya tanta gente que cree – yo no se si ingenuamente o de mala fé – que la situacion catastrófica en la cual se encuentra la economía nacional no es responsabilidad de estos casi veinte años de gobierno chavista  sino de una guerra económica librada por la oposición que no quiere a su país, o del acaparamiento de unos comerciantes al servicio del imperialismo yankee. Y así, convencida de estar viviendo bajo un gobierno auténticamente democrático, se deja convencer y actúa de consecuencia. Por ejemplo, el pasado 4 de febrero la militancia chavista ha desfilado por las calles del país, celebrando el vigésimo quinto aniversario de un sangriento golpe  de estado que ha estremecido a Venezuela entera, enlutando a cientos de hogares. Al mismo tiempo, altos representantes del oficialismo, han declarado “urbi et orbi” que este es el gobierno mas democrático que haya tenido el país.

Ciertamente este gobierno, aún con una abstencion superior al 60%, ha llegado al poder a través del voto popular y, por lo tanto, de una forma democrática, pero no debemos olvidar que para que un gobierno pueda ser considerado auténticamente democrático, no es suficiente haber llegado al poder  por el voto popular. De ser así, Hitler, Mussolini, el dictador serbo MIlosevich y cuantos  otros hubieran sido gobernantes “democráticos”. Es necesario – y esa es una de las cosas que hay que recordarle a ese pueblo olvidadizo –  ratificar y legitimar ese espíritu democrático día tras día.

¿Dónde está entonces la incongruencia? Sencillamente en el hecho de que desfilar por las calles del país para celebrar el aniversario de un golpe de estado no me parece la forma mas adecuada y coherente para demostrar que este es un gobierno democrático. Eso lo hacía Pérez Jiménez celebrando el 2 de diciembre, fecha en la cual había llegado al poder y no precisamente por la vía democrática, pero no un gobierno que se jacta de ser el mas democrático que ha tenido este país.  Yo se que ha habido venezolanos que han llegado a “justificar” esa intentona golpista considerándolo, no se si con fantasía o con mala fe, un “golpe de opinión”, mas es un hecho  irrefutable que la ilusoria, fatua y equivocada esperanza de que con un golpe militar se podía acabar con la corrupción y emprender finalmente un camino de recuperación económica y moral en este país, no solamente es mentira sino que es, en todos los sentidos, la antitesis de la democracia.

Ciertamente Venezuela entera estaba harta pero no de “democracia” sino de aquella democracia que, desde 1974 había engendrado solamente corrupción y deterioro moral. Sin embargo, por malo, por corrupto y por podrido que haya sido ese sistema, nunca y jamás se justificaba relevarlo con un golpe de estado.

Es por eso que un gobierno que pretende ser el prototipo de la democracia, no debería nunca promover manifestaciones como las del 4 de febrero, so pena de poner en tela de juicio su credibilidad democrática. Por eso es bueno y creo que es hasta un deber ciudadano recordar.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.