Un sentimiento, latidos de cambio, se agitan en el corazón de los universitarios, también en todo el espectro educativo nacional. El 22 de Octubre María Corina Machado encendió el faro del CAMBIO y ahora le toca a la Universidad. También en ella se instaló el modelo opresor, colaboracionista y autoritario del país. Una bandada de murciélagos intentó oscurecer la casa magna de la tierra de la Luz inmortal. Basta asomarse al patio rectoral para constatar cómo los otrora verdes autobuses de la dignidad y laboriosidad universitarias, fueron reemplazados por transporte de la escudería oficial, que llevan como emblemas quirópteros y las caras de los destructores de la universidad, la educación y el país. Para completar una galería de la humillación, allí faltarían las fotografías de algunos rostros del propio mundo universitario, que no sólo han callado sino que se congraciaron con los enemigos, para empobrecer, sin defender, las condiciones de vida de los universitarios; y también para enrolar nuestra institución en el protocolo yla propaganda gubernamental.

Ha habido actos y conductas que deshonran la gallarda historia de nuestra universidad, que apoyada en la ciudad y la sociedad carabobeñas, logró su reapertura desde 1958.

Hay gente que al leer este texto no comprende o se desentiende del malestar que expresa, porque es realista reconocer que participaron es esta destrucción, sin comprender el profundo deslave moral y cultural que estaban produciendo; sin reparar en los daños políticos, culturales, para la libertad y la democracia universitaria y nacional; quisieron creer que la naturalización de esta conducta era solo un asunto de habilidad, viveza personal o grupal por comodidad y relaciones políticas. Y esto es lo más grave de todo, porque poco les importó que la universidad es el asiento del pensamiento político plural, de la cultura, la ciencia y la tecnología y el fundamento moral del país, desconociendo que de ella ha emergido el liderazgo democrático y libertario de la nación venezolana.

Ese es el sentido que explica la autonomía universitaria y la libertad de cátedra, para impedir que la Universidad sea puesta al servicio de los gobiernos de turno y pierda su sentido histórico y trascendental.

Si Ud., amigo lector, quiere saber de cuál lado están, pregunte a los candidatos de las fórmulas rectorales, a quiénes apoyan públicamente para las elecciones presidenciales del 2024; estoy seguro que Ulises Rojas, Rector; Tadeo Medina, Vicerrector Académico; Isandra Villegas, Vicerrector Administrativo; Anie Evies, Secretario, responderán con firmeza, sin ambigüedad: Estamos por el CAMBIO.

¿Quieres recibir nuestros titulares diarios, matutinos y vespertinos?
Únete a nuestro canal de Telegram
https://t.me/titularesec

O a nuestro grupo de whatsapp
https://chat.whatsapp.com/E55qyLa9mGw2hNNrN32r1b
Con gusto te los enviaremos




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.