Centenares de personas recorrieron varias ciudades de Colombia en protesta contra las manifestaciones que tienen lugar en el país desde el 28 de abril. (EFE)

Una marea blanca de miles de personas recorrió este domingo varias ciudades de Colombia en protesta contra las protestas que tienen lugar en el país desde el 28 de abril y contra los bloqueos de vías y la violencia en que han derivado las manifestaciones.

“No estamos de acuerdo con el vandalismo ni con el paro nacional, no nos representa”, dijo a Efe Claudia, una asesora financiera que participó en la marcha de Medellín, donde miles de personas vestidas de blanco y con banderas colombianas desfilaron tras una pancarta donde se leía “¡El bloqueo es un delito!”.

La segunda ciudad más importante de Colombia y feudo del uribismo, donde apenas ha habido altercados durante las protestas de las últimas semanas, mostró hoy su apoyo a las autoridades de esta forma y también a la fuerza pública, criticada fuertemente dentro del país y por organismos internacionales por el uso desmedido de la fuerza en la represión de los manifestantes.

“No podemos pretender que la protesta social se confunda y se vuelva un medio para imponerle a la sociedad un programa político que fue derrotado en las urnas”, consideró Luis Guillermo Vélez, un profesor universitario que acompañó la marcha, mientras los carros pasaban al lado y pitaban en señal de apoyo.

TENSIÓN EN BOGOTÁ

En Bogotá, una manifestación con miles de personas desfiló también con camisas blancas por la Carrera Séptima, ondeando banderas de Colombia y arengas como “Colombia se construye, no se destruye”.

Por una Colombia “libre de los narcotraficantes, libre de (la guerrilla de) las FARC y libre de la izquierda”, pedía una de las manifestantes.

Otros participantes entregaban flores a los policías a pesar de las innumerables críticas que han recibido en las últimas semanas por los abusos contra manifestantes que no solo han supuesto la muerte de manifestantes, sino lesiones oculares y agresiones sexuales, según organizaciones sociales.

“No estoy en contra de la protesta, pero una protesta sana, sin vandalismo”, dijo a Efe durante la marcha María Eugenia, una jubilada que se decía “solidarizada” con la gente que lleva desde el 28 de abril saliendo a la calle “porque este país hay que sacarlo adelante”, pero sin vandalismo.

“Reconozco que (los de) mi generación salíamos y conseguíamos empleo, y para esta generación es muy difícil”, alegó la jubilada. Y es que justamente la diferencia de edad fue notoria entre las manifestaciones de hoy y las de días anteriores, donde miles de jóvenes han tomado las calles hastiados de la falta de empleo y oportunidades y la cada vez más profunda brecha de desigualdad.

“Muchos de esos jóvenes no trabajan, no quieren a su país, prefieren un país subsidiado, un país regalado. Hay un grupo que se llama nini, ni trabajan ni estudian, y han tomado eso como un reto para destruir y para desestabilizar”, decía Alexandra, otra protestante.

En barrios humildes de Cali, epicentro de las protestas, como Siloé o la renombrada Puerto Resistencia, y en bogotanos como el Portal de las Américas, muchos de esos jóvenes a los que se refiere Alexandra han adoptado otro “ni” y describen que ni estudian ni trabajan porque aseguran que no tienen oportunidades pero tampoco tienen miedo.

PREOCUPACIÓN INTERNACIONAL

La oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (Acnudh) ha recibido informes de que 14 personas murieron y 98 resultaron heridas -54 por disparos- en Cali el viernes, y por ello, expresó hoy desde Ginebra su preocupación.

“Estos hechos son muy preocupantes tras el progreso que se estaba haciendo para resolver la revuelta social a través del diálogo”, dijo la alta comisionada, Michelle Bachelet, quien reclamó que se investigue a todos aquellos que causaron muertes o heridas, lo que incluye a funcionarios del Estado, y se les sancione de acuerdo a su responsabilidad.

La Policía reconoció ayer la presencia de civiles que “utilizaron unas armas de fuego indiscriminadamente contra otras personas” y aseguró que investigarían a los agentes que se encontraban allí presentes y “omitieron su deber de evitar que esos hechos ocurrieran y de capturar a estas personas”.

Después de que el sábado tanto la ONU como la Unión Europea y varios países pidieran un diálogo serio como solución a la crisis, este domingo la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) lamentó la violencia y su preocupación ante las denuncias de ataques a manifestantes con armas de fuego.

DÍA DE CALMA Y LIMPIEZA EN CALI

Este domingo la calma reinó por segundo día en Cali, militarizada desde el sábado, mientras que las autoridades anunciaron el desbloqueo de varios sectores de la ciudad que permanecían sitiados y donde se restableció el servicio de recolección de basuras y comenzó la recogida de escombros de los disturbios.

También llegaron anoche 600 camiones con alimentos e insumos y casi un millón de camiones cisterna con combustible para abastecer a la ciudad, según informó hoy la Presidencia.

La ONG Temblores y el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) contabilizan 60 muertes durante las protestas del último mes en Colombia, de las cuales 43 se las atribuyen a la fuerza pública. Del total de muertes, 39 tuvieron lugar en Cali, la mayoría en la primera semana de protestas.

La Fiscalía, por su parte, contabiliza 43 muertes, aunque solo “17 de ellas tienen nexo directo en el marco de las protestas” y sigue buscando a 123 personas dadas como desaparecidas durante las manifestaciones. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.