Unas 92 ONG piden reactivar el plan de trasplante cancelado en 2017
/ Foto: Cortesía (Versión Final)

Un total de 92 ONG venezolanas pidieron este martes al Gobierno que reactive el programa de trasplantes en Venezuela, suspendido hace cuatro años por no “poder garantizar el suministro de inmunosupresores”, los cuales sirven para impedir que el cuerpo rechace un nuevo órgano.

En un comunicado, las más de 90 organizaciones pidieron al Estado “la reactivación del programa de trasplantes en el país, garantizando el suministro de inmunosupresores y las condiciones idóneas en todo el proceso”.

Entre los firmantes se encuentran la ONG que defiende los derechos de los niños Cecodap, la de pacientes renales Codevida, Asociación de Trasplantes de Venezuela y otras.

El programa está suspendido desde 2017, pero venía presentando problemas y una reducción en el número de beneficiarios desde 2014, año en el que la crisis económica venezolana comenzaba a agudizarse.

Caída del número de trasplantes

Desde 2014, “se inició una caída del número de trasplantes, que culminó con la notificación realizada” por la Fundación Venezolana de Donaciones y Trasplantes de Órganos, Tejidos y Células (Fundavene), adscrita al Ministerio de Salud, de la “suspensión del programa de donante cadáver en todo el país”.

La fundación suspendió el programa alegando que no podía seguir garantizando los inmunosupresores y, en 2019, de cara a las constantes denuncias contra el Gobierno de parte de pacientes y familiares que esperaban por trasplantes, el Ejecutivo dijo que el plan estaba paralizado debido a las sanciones económicas de EE.UU.

Sin embargo, para entonces, médicos y organizaciones no gubernamentales dijeron que la paralización del convenio no se debía a las sanciones, ya que el programaba presentaba retrasos desde años antes.

“El suministro irregular de medicamentos inmunosupresores de mantenimiento, las fallas del tratamiento previo al trasplante, las deficiencias en la red hospitalaria, el deterioro de los servicios y la migración del personal calificado resultan algunas de las razones que también contribuyeron a la suspensión” del programa, recordaron hoy las ONG.

Pérdida de oportunidades de sanar

La Organización Nacional de Trasplantes (ONTV) ha estimado que “en el caso de las personas que presentan enfermedades renales en condición de resultar trasplantados, han perdido en estos cuatro años, 960 oportunidades de restituir su buena salud y calidad de vida, de las cuales 150 pudieron ser para niños, niñas y adolescentes”.

Resaltaron, además, que las personas que actualmente reciben tratamiento en unidades de hemodiálisis presentan “un deterioro importante de su condición de salud porque, en muchos casos, reciben menos horas de diálisis debido al suministro irregular de agua”, a la reducción del personal o no pueden acceder a los medicamentos.

Por último, señalaron que “la situación de riesgo de las personas que ya recibieron un trasplante se ha incrementado debido al acceso irregular a los protocolos de inmunosupresores y a la falta de vacunación contra la COVID-19 que junto con las personas que reciben diálisis deben ser considerados población de alto riesgo”. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.