Efectivos de bomberos y Protección Civil trabajan este viernes para contener una fuga de gas de un ducto que desde hace seis horas se mantiene sin control en la ciudad de Nextlalpan, en el Estado de México (México). EFE

Unos 3.000 habitantes del municipio de Nextlalpan, en el céntrico Estado de México, fueron desalojados de sus casas este viernes tras una fuga de gas licuado ocurrida durante el robo del combustible, informó el gobernador estatal, Alfredo del Mazo.

“Esta madrugada se suscitó una fuga de gas en el Poliducto Cactus- Guadalajara ubicado el Municipio de Nextlalpan. Para garantizar la seguridad de los habitantes de la zona, hemos evacuado al menos a 3 mil personas y los trasladamos a un albergue temporal”, informó Del Mazo en Twitter.

El gobernador estatal dijo también que más de 500 elementos de seguridad de Pemex, Policía Estatal, Ejército Mexicano, Protección Civil y bomberos estaban en el lugar trabajando de manera coordinada para controlar la fuga.

Del mismo modo, señaló que las personas desalojadas fueron trasladadas a un albergue temporal “para garantizar su seguridad”.

Por el momento, se descartan heridos o víctimas mortales a raíz de esta fuga de gas, que ha cubierto de una nube blanca una buena parte de la zona.

Petróleos Mexicanos (Pemex), por su parte, informó en un comunicado que este viernes recibió un reporte de fuga de gas causado por una toma clandestina, por lo que decidió suspender inyecciones y proceder a paro de emergencias.

David León, el coordinador nacional de Protección Civil, informó a medios que la fuga está prácticamente bajo control gracias al trabajo de los equipos de seguridad y de emergencia.

“El proceso, a cargo de Pemex con sus especialistas, es el de ubicar justamente el tamaño que tiene (el agujero) y generar procesos de reparación”, afirmó.

Los mismos pobladores fueron quienes reportaron un fuerte olor a gas, por lo que autoridades y cuerpos de bomberos comenzaron los trabajos para resolver el problema desde la madrugada.

De acuerdo con Pemex, la fuga fue localizada aproximadamente a 550 metros del Circuito Exterior Mexiquense, habitualmente muy concurrido, y a 150 metros de la carretera Nextlalpan-Santa Ana, por lo que se cerró la circulación en esta zona.

Asimismo, destacó que la población de Nextlalpan estaba fuera de peligro y que el área jurídica del organismo procederá a realizar las acciones legales que sean necesarias contra quien resulte responsable.

El robo de combustibles genera un daño multimillonaria para las arcas de Pemex, y es por ello que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador lleva a cabo desde que asumió el poder el 1 de diciembre de 2018 un combate frontal a la problemática.

A inicios de enero pasado se produjo la explosión de una toma ilegal de combustible en Tlahuelilpan, en el céntrico estado de Hidalgo, que dejó 135 muertos. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.