Para los "celestes" fue el primer título de la categoría en 36 años/ Foto: AFP
COMPARTE

Uruguay consiguió este sábado su octavo título de un Sudamericano Sub-20 y el primero desde 1981 al derrotar por 2-1 a Ecuador en la quinta y última fecha del hexagonal final de la edición de 2017, en Quito, con doblete de Joaquín Ardaiz.

En el minuto 4, la joven promesa charrúa del Danubio marcó el primero al aprovechar un error defensivo en el área ecuatoriana y disparar por entre las piernas del portero José Cevallos.

En el 25, el delantero controló a la perfección un pase magistral desde el centro del campo para escaparse y convertir con la pierna izquierda el segundo de la noche para la Celeste.

Al 65, los locales descontaron después de que un pase larguísimo desde la defensa fuera recogido por Herlin Lino, que empalmó con clase para que la pelota entrara en el arco uruguayo.

Con 12 puntos, Uruguay se coronó campeón del torneo disputado en Ecuador, y disputará el Mundial Sub-20 de Corea del Sur, al que también clasificaron Ecuador, Venezuela y Argentina.

Al combinado de Fabián Coito, sin duda el mejor del torneo, con sólo una derrota de los nueve partidos disputados, le bastaba con un empate para coronarse campeón.

Pero saltó con ganas de sentenciar desde el principio en suelo ecuatoriano, país en el que consiguió su séptimo título en 1981, en el mismo estadio Olímpico Atahualpa de Quito.

Y rápidamente se hizo con el juego y llegaron los goles: asfixió el centro del campo ecuatoriano, tapó las llegadas por las bandas, trianguló y buscó a sus puntas Ardaiz y Nicolás de la Cruz, un dúo temible, un gran dolor de cabeza para la defensa ecuatoriana.

Los locales, aupados por su afición en el Olímpico Atahualpa y por la altura de 2.850 metros sobre el nivel del mar, fueron muy inferiores en el primer tiempo, sin grandes individualidades y con notorias carencias en el juego de equipo.

Fue un equipo sin brújula, noqueado.

En el segundo tiempo, los charrúas saltaron al césped con la misma actitud, buscar con insistencia el arco rival para tratar de marcar el gol definitivo.

Y en los primeros minutos parecía que iba a ser un calco del primer tiempo, pero pronto los ecuatorianos, que necesitaban una victoria si querían hacerse con su primer título Sudamericno Sub-20, empezaron a mostrar garras e hicieron unos cambios tácticos que les dieron mayor poder ofensivo.

Tras el gol del descuento, la tricolor empezó a soñar con darle la vuelta al marcador, mientras que la escuadra charrúa empezó a replegarse para mantener el resultado.

Primero Coito cambió a Ardaiz por el goleador del equipo, Rodrigo Amaral, y más tarde a de la Cruz por Roberto Fernández, un defensa.

Con esta estructura, la Celeste pudo terminar con victoria, pese a los continuos embates de los ecuatorianos en los últimos minutos.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.