foto referencial

Valencia amaneció este jueves 10 de enero, como si fuera un domingo cualquiera, es decir con sus calles y avenidas muy poco concurridas y la mayoría de los comercios cerrados.

La diferencia con el domingo es que las entidades bancarias abrieron sus puertas, aunque estaban recibiendo pocos clientes. No se hicieron las colas que han proliferado últimamente en los alrededores de los supermercados, para adquirir productos a precios regulados.

En la avenida Cedeño, donde regularmente hay enormes filas de personas esperando por el transporte para Naguanagua, esta vez le correspondió a los transportistas esperar por los pasajeros, porque estaban muy escasos.

Los usuarios del metro no tuvieron necesidad de hacer cola para ingresar a este sistema de trasporte masivo subterraneo, y en las escuelas los alumnos brillaron por su ausencia.

Lo más que llamó la atención a los ciudadanos fue el inusual patrullaje policial que se observó en la Bolívar y demás avenidas de la ciudad. La gente comentaba que era evidente que la presencia policial y de la Guardia Nacional, no era para resguardo ciudadano, sino para evitar cualquier alteración del orden público, aunque esto no se reportó ningún episodio de este tipo.

El panorama de la ciudad fue el comentario obligado de las personas que salieron a la calle por alguna necesidad. “Esto da miedo” decía una señora al hacer referencia a la poca afluencia de personas en la avenida Bolívar.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.