Foto: Armando Díaz.
COMPARTE

Once meses ininterrumpidos lleva un grupo de padres de presos políticos en la Plaza del Inmigrante, en la urbanización Prebo II. Esta vez son los niños quienes realizan entre oraciones y vestimenta antigua un nacimiento viviente, no sólo para recordar nuestras tradiciones, sino para mantener intacta la memoria de los que están injustamente tras las rejas.

Foto: Armando Díaz.

Yamilé Saleh es una de las presentes como cada domingo. Ella escucha la representación que escenifica alguno de los pasajes bíblicos más conocidos: La anunciación, la llegada de los Reyes Magos, y el nacimiento del Niño Dios, que se celebra cada 24 de diciembre a la media noche.

La Plaza del Inmigrante se ha vuelto un centro de peregrinación para todos los que simpatizan con la causa de los presos políticos y que por medio de la oración buscan unir fuerzas para que se logre la liberación de todos, a pesar que en este último año varios de los privados, como Carlos Graffe, se encuentran fuera de un centro de reclusión, en una libertad parcial puesto que el joven dirigente está bajo régimen de casa por cárcel.

Foto: Armando Díaz.

Cerca de 50 personas escuchaban y rezaban con fervor mientras avanzaban en la historia que tenía algunos pequeños cambios “El niño con pañales desechables en el pesebre” mientras hacían alusión a la escasez del producto o a sus elevados precios. La plegaria también era para que este artículo se encuentre en los anaqueles a buen precio y la ciudadanía vuelva a tener acceso a él.

Foto: Armando Díaz.

Estaban todos los personajes: La Virgen María, San José, los pastorcitos, los Magos de Oriente, El Ángel Gabriel y un Niño Jesús. Todos con sus trajes representativos, mientras algunas mujeres mayores lloraban bajo las fotos de los presos políticos.

La crisis nacional y los temas políticos se filtran en la tradición navideña representada en el nacimiento viviente, porque buscan recordar la situación actual de escasez, delincuencia, censura y violencia.

Foto: Armando Díaz.

Luego de más de 45 semanas, este encuentro da un descanso para volver a principios de enero del 2018 con las mismas intenciones y deseos: “Luz para estas navidades tan difíciles”

Saleh no se rinde, porque su hijo y los familiares de otras madres necesitan mantenerse en pie y con una bandera en alto que difunda su causa, que es indelegable porque son derechos naturales le fueron violentados.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.