COMPARTE

 

Nadie cree, pero queremos creer. Estamos validando a los partidos políticos, aunque no sabemos si es una fiesta o un distractor a que nos convocaron.  Ya son más de 18 años de triquiñuelas, mentiras y engaños a que nos han sometido las fuerzas militares-cívicas del régimen gobernante. Dócilmente la sociedad ha aceptado y se ha adaptado a todos los desafueros y atropellos inventados por el Estado para incumplir la constitución y burlarse de los ciudadanos, o sea de nosotros. Será que estamos al borde de una nuevo engaño?

La validación de los partidos nace de una estrategia para retardar y obstaculizar el curso normal de la democracia. Desaparecieron el proceso del revocatorio del año 2016 que como un cuento de hadas o de Disney nos ilusionó todo un año y termino siendo un embarazo ficticio. Igualmente y de manera más fácil aniquilaron las elecciones de Gobernadores sin ningún tipo de ruido de protesta. Si burlaron el revocatorio, acabar con las elecciones de Gobernadores era un juego de niños.

La nueva película que el Régimen se inventó para definitivamente ganarse el Oscar 2017 es “La Validación” con nada menos que todos los partidos políticos como protagonistas. La producción de la película es perfecta: todos querrán participar por miedo a desaparecer, les colocaremos los obstáculos operativos para que no lo logren, pocas….muy pocas mesas en sitios de acceso complicado, metas numéricas difíciles de alcanzar en tan poco tiempo. Así, la derrota de los partidos estará garantizada, los entretendremos durante varios meses y al llegar las vacaciones de julio-agosto solo esperaremos navidad y al 2018, donde tendremos otro nuevo plan con otro nombre llamativo, para tampoco realizar elecciones y continuar nuestro reinado. La trampa estaba perfectamente montada, como es el estilo del régimen

Nadie creía pero ahora creemos. El proceso de validación de los partidos ha resultado para el régimen lo opuesto a lo planificado…En la película se les murió el muchacho!!! La población ha dado un enorme soporte a las organizaciones políticas las cuales aunque desprestigiadas siguen reconociéndose como la vía para armonizar estrategias que suplanten al régimen. Se han solidificado los partidos y han afianzado sus estructuras organizativas y sus modelos operativos. El mayor logro es que los independiza a unos de otros, les permitirá a cada uno mostrar sus proyectos y propuestas al colectivo, los verdaderos líderes, si es que los hay, alcanzarán su espacio sin caretas ni acomodos, hasta ahora escondidos bajo la sombra indefinible de la MUD. Las apetencias grupales se harán evidentes, habrá quienes quieran bailar el son de conquista de supuestos espacios del chavismo, simplemente para mostrar a “sottovoce” su apoyo al “proceso”. Como ejemplo ya tuvimos nuestro Arias Cárdenas, habrá quienes intenten crear una oposición cómoda al régimen a cambio de prebendas y construcción de supuestos puentes que yo los llamaría colgantes de plastilina, habrá grupos que definan sus objetivos en las menudencias de gobernaciones o alcaldías, habrá quienes se minimicen ante la nueva realidad política de la nación  y habrá quienes definan que el esfuerzo y sacrificio debe ir orientado sin distracciones a la absoluta transformación política del país al costo que sea necesario

La colectividad está muy clara en lo que quiere. Consolida a los partidos para que muestren lo que son y lo que proponen, el tiempo de la MUD ya pasó. Cada organización debe asumir y demostrar su verdadero rol en el proceso de substituir al Castro-Chavismo gobernante, ahora señalado además por entes y prensa internacional de narcotraficante-terrorista. Esta es la mejor hora para la lucha cívica, la población vuelve a demostrar con la validación de los partidos, que sigue sosteniendo, más que nunca, el estandarte de la libertad y la verdadera democracia en contra de la corrupción, el clientelismo, la ignorancia, incompetencia y desfachatez del gobierno actual

Validar resulto una trampa, pero para el régimen. Para los ciudadanos se convirtió en el mejor estímulo para junto a las organizaciones políticas conquistar nuevamente el poder en función de todos los derechos para todas las personas. No más exclusión. Es el inicio de una nueva historia política en el país sin disfracesdentro de entes etéreos no juzgables por disfrutar de una responsabilidad compartida a la que ya se le venció su tiempo. Ni Mandela, Ni Gandhi tenían o se cobijaban en una MUD o similar. Eran ellos y sus principios. No negociaron por migajas de cargos. No temieron al peso brutal de la bota dictatorial militar o civil. Así los acompañó un pueblo volcado a lograr el objetivo final de su libertad. De esta forma en la cola para validar a los partidos,  se oía el estrépito del derrumbe de la nefasta y obscena 5ta República

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.