Wout Van Aert, ciclista belga. / Foto EFE

El belga Wout Van Aert (Jumbo Visma), ganador de la Strade Bianche y la Milán San Remo, se adjudicó este miércoles al sprint la quinta etapa del Tour de Francia, disputada entre Gap y Privas sobre un recorrido de 183 kilómetros. Una jornada sin escapada alguna en la que Julian Alaphilippe, sancionado 20 segundos por avituallamiento indebido, cedió el liderato al británico Adam Yates.

Van Aert, de 25 años, polifacético corredor tres veces campeón del mundo de ciclocrós, clasicómano, con dos etapas en el Tour y campeón nacional contrarreloj, aportó el único espectáculo en un día de pacto de no agresión firmando con poderío un sprint demoledor en el que ganó el pulso al holandés Cees Bol (Sunweb) y al irlandés Sam Bennett (Deceuninck).

“Ha sido una de las etapas más cómodas de mi vida, aunque al final hubo un poco de estrés”, resumió Van Aert en meta después de alzar los brazos con un tiempo de 4h.21.22. Un hachazo que tuvo su punta de velocidad en ligero ascenso a 67,7 km/h.

Día de transición, sin batalla ni sobresaltos, a excepción de un amago de abanico al final que en nada quedó y la sorpresa final al conocerse la sanción de 20 segundos a Alaphilippe por recibir un bidón a menos de 20 kms de meta, lo que le costó el maillot amarillo, que se enfundó el británico Adam Yates (Mitchelton).

Con Alaphilppe descendido hasta la decimosexta posición, Yates subió al podio a enfundarse el maillot amarillo. Ahora, con 3 segundos sobre Roglic y 7 respecto a Pogacar. El resto de favoritos en un puñado de segundos con Mikel Landa entre ellos a 13 segundos del líder. Un poco más alejados Enric Mas a 22 y Alejandro Valverde a 34.

Sin escapadas, se decreta día de paseo

Una etapa sin escapadas es algo casi insólito en el ciclismo. Lo normal es que los aventureros se apresuren a buscar la gloria o el protagonismo comercial para su equipo. La salida de Gap tuvo un par de intentos y enseguida se decretó una especie de huelga de pedales caídos. Desde 2008, excepto algunas etapas del último día en los Campos Elíseos en los años 2012, 2013 y 2016, todas la etapas han tenido una fuga de, al menos, 10 kilómetros.

Habría que evocar la 16ª etapa del Tour 1995, entre Tarbes y Pau, para recordar un paseo semejante, en aquella ocasión justificado por el homenaje a Fabio Casartelli, fallecido el día anterior, y la 17ª etapa del Tour 1998, entre Albertville y Aix-les-Bains, protagonizada por una huelga de los corredores.

Poco viento, amago de abanicos

Uno de los alicientes de la etapa era la posible incidencia del viento en el Valle del Ródano, a 30 kilómetros de meta, donde el dios Eolo prometía presentarse de manera lateral con el consiguiente peligro de abanicos.

El grupo pasó antes por la Cota de Serre Colon, donde la calma se interrumpió unos instantes para que francés y líder de la montaña Benoit Cosnefroy rebañara unos puntos para consolidar su maillot de puntos.

Un amago y regreso a la siesta general, aunque los equipo de los favoritos empezaron a marchar con las orejas tiesas en cabeza de pelotón a medida que el viento se iba intensificando. Ineos y Jumbo se marcaban en cabeza, atentos camino de la segunda y última cota, la de Saint Vicent de Barrés, que marcaba la frontera entre zona de aire y la vuelta a zona segura.

Solo se levantó de la bici Cosnefroy para volver a coger en la cima un punto de recompensa, sin la menor oposición. Se reanudaba el garbeo con 15 kilómetros hasta Privas, pequeña localidad que ha recibido 2 veces el Tour. En 1966 lanzó la etapa que se adjudicó el vasco Luis Otaño, el mismo día que se retiró del Tour, ya para siempre, el legendario Jacques Anquetil.

Los últimos kilómetros se animaron por el corte que provocó el Ineos de Bernal. Los favoritos quedaron delante con el Jumbo de Roglic muy atento. Restablecido el grueso del pelotón, los esprinters salieron a escena en busca de la mejor posición. El Sunwew lanzó a Bol, que se adelantó unos metros. Pero Van Aert apareció como un cohete para lograr una brillante victoria, la segunda en el Tour después de su estreno en 2019.

Este jueves segundo final en alto en la sexta etapa que se disputará entre Le Teil y el inédito Mont Aigoual, con un recorrido de 191 kilómetros.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.