Varias ONG denunciaron hoy en Atenas que la situación en las islas del Egeo desde está en vigor el acuerdo de migración entre la Unión Europea y Turquía debilita los valores europeos y el respeto de los derechos humanos en Grecia.

“Se presenta el acuerdo como un éxito por nuestras naciones y a nivel europeo, pero no lo es ni para Amnistía Internacional (AI) ni para el resto de ONG presentes”, afirmó en una rueda de prensa Gavriil Sakelaridis, director de esta organización pro derechos humanos en Grecia.

Todas estas organizaciones, el Consejo Griego para los Refugiados, Human Rights Watch, SolidarityNow, el Foro Griego para los Refugiados, Melissa Network y Amnistía Internacional, resaltaron el gran problema que es considerar a Turquía como un país seguro.

Según Sakelaridis, AI ha probado que ciudadanos sirios, afganos y de otras nacionalidades han sido devueltos en la frontera turca a sus países de origen, por lo que Turquía no puede considerarse un país seguro.

Por su parte, Vasilis Papadópulos, del Consejo Griego para los Refugiados, dijo que un acuerdo como este no puede ser aplicado por un país que no sigue el imperio de la ley.

Para las ONG, la solución pasa por trasladar a las personas que viven atrapadas en las islas a Grecia continental a instalaciones con garantías de protección adecuadas, y por la apertura de vías legales y seguras para garantizar que los traficantes no marquen las reglas del juego, dijo Sakelaridis.

Además, denunciaron la situación de insalubridad e inseguridad en las islas, sobre la cual Agápios Terzidis, del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (KELPNO), dijo que si una persona permanece en una situación así durante un tiempo, desde el punto de vista médico, será vulnerable.

Según explicó, algunas personas se vuelven vulnerables precisamente por quedarse en las islas, de manera que debería derogarse la limitación geográfica que impide viajar al continente a aquellos que llegaron irregularmente a las islas del Egeo tras el 20 de marzo de 2016.

Esta limitación geográfica, un punto básico del acuerdo que permite las devoluciones de migrantes a Turquía, es la culpable del hacinamiento en las islas y la tensión y demás problemas derivados.

Una de ellas es la xenofobia, que ha aumentado entre los vecinos que han visto durante años cómo la tensión se traslada a sus calles y su principal fuente de ingresos, el turismo, ha disminuido.

A pesar de todo, aún queda esperanza y solidaridad, según dijo Yonus Muhammadi, del Foro Griego para los Refugiados, quien puso como ejemplo al policía jubilado Nikos, que vive cerca del campamento de Moria y cuya casa nunca está vacía pues acoge a todos los solicitantes de asilo que puede.

Este martes se cumplen dos años de la implementación del acuerdo de migración entre la UE y Turquía, período en el que las llegadas irregulares a las islas han disminuido un 97 %.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.