Vasco Da Costa detenido en el 2017 / Foto archivo

Para Vasco Da Costa, este es el momento de ser valientes y de no abandonar las trincheras contra el gobierno de Maduro. El politólogo vivió una historia de terror en las cárceles venezolanas, donde fue recluido por disentir de las políticas revolucionarias.

El opositor, uno de los presos políticos emblemáticos de este régimen, concedió una entrevista al diario El Nacional, luego de su liberación el 6 de octubre tras más de tres años de presidio.

Da Costa, quien aseguró no tener medidas restrictivas para declarar a la prensa, narró sus vivencias durante las detenciones de las que fue objeto por cuestionar las políticas revolucionarias de Hugo Chávez y Nicolás Maduro.

El politólogo, confeso acérrimo anticomunista, fue detenido cuatro veces durante la gestión de Hugo Chávez, la más larga en 2004 cuando estuvo cuatro meses detenido en Ramo Verde

Luego en 2014, junto con Efraín Ortega y José Luis Santamaría, acusados por la misma causa por el gobierno de Nicolás Maduro, fue recluido en el internado judicial El Rodeo II.

El 13 de mayo de 2015 fue enviado a la recién inaugurada 26 de julio, en San Juan de los Morros, en el estado Guárico, una de sus peores experiencias. “Es alucinante. Antes de entrar no pensé que pudiera existir algo así: una especie de zoológico donde el que mira hacia abajo ve ‘animalitos. 26 de Julio la recuerdo como un centro de horror, una fábrica de odio.

Año y medio después llegó una tercera prisión: La Mínima de Tocuyito, donde pudo utilizar una poceta por primera vez en dos años.

UNA HISTORIA DE TERROR

A mediados de 2014, cuando Venezuela regresaba paulatinamente a la normalidad luego de casi cinco meses de protestas contra el presidente Nicolás Maduro a causa del movimiento “La Salida”, la rutina de Vasco Da Costa cambió radicalmente, señala la entrevista publicada por El Nacional web.

Como hacía todos los jueves, luego de visitar en la cárcel militar de Ramo Verde al general Raúl Isaías Baduel para discutir sobre asuntos políticosDa Costa, declarado como acérrimo anticomunista y politólogo de profesión, bebía café acompañado de varios amigos en una panadería ubicada en El Paraíso, al oeste de Caracas, cuando de un momento a otro la conversación y las risas mutaron a gritos de pánico y caras de asombro.

Repentinamente grupos de encapuchados armados irrumpieron en el establecimiento, apuntaron a los presentes y en pleno alboroto le preguntaron: “¿Usted es Vasco Da Costa?” Luego de recibir una respuesta afirmativa, la banda lo montó en una camioneta para trasladarlo a un punto sin precisar.

“Al principio no sabía si era un robo o un secuestro”, recordó Da Costa en declaraciones a El Nacional Web.

Una vez montado en el vehículo, sus “captores” se identificaron como agentes policiales, que en un principio le pidieron colaboración obligatoria para una investigación que estaban realizando.

Luego de varias vueltas por la ciudad, arribaron a la sede del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) de la avenida Urdaneta.

Nada más llegar se topó de frente con un hombre y una mujer que le pareció acababan de recibir una golpiza. “Usted está detenido”, le avisaron a Vasco, a quien luego mantuvieron esposado a una silla durante una semana, antes de presentarlo ante tribunales, pese a que el artículo 44 de la Constitución establece que  el procedimiento debió hacerse en un lapso no mayor a 48 horas.

Durante su estadía en ese organismo reveló ser víctima de torturas. “Me colocaron electricidad en los testículos”.

Ya en audiencia, lo acusaron de terrorismo por supuestamente conspirar contra el gobierno; asociación para delinquir y fabricación ilícita de artefactos explosivos.

Lee la entrevista completa en:La pesadilla de Vasco Da Costa en las cárceles venezolanas




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.