COMPARTE

Ya no son protestas enérgicas. No hay pancartas ni consignas. Los vecinos parecen haber aprendido a vivir con la ineficiencia de la Compañía Anónima Hidrológica del Centro (Hidrocentro). Este jueves un grupo se concentró en el pozo de la escuela Montalbán de La Cidra, que tiene un año paralizado. Allí picaron “la torta que puso Hidrocentro”, dijo Petra Lameda, vocera.

El racionamiento es una norma. Se estima que 450 familias están afectadas por la inoperatividad del pozo. “Pasamos entre ocho y nueve días sin agua”. Desde que se dañó, la bomba ha sido cambiada tres veces, pero sigue sin funcionar, agregó José Alvarado. “La bomba la traen y se la llevan, pero nunca funciona”.

Andrés Sanz, coordinador de la Asociación Civil Pro Naguanagua y fundador de la Misión Agua, explicó que en Hidrocentro existe un canibalismo de piezas. No hay recursos suficientes para hacer las reparaciones, por lo que al dañarse una bomba la reparan con piezas de otros equipos más obsoletos.

Descontrol en pozos

Los vecinos pagan hasta 15 mil bolívares para contratar camiones cisterna, dijo el concejal y presidente de la Cámara Municipal de Naguanagua, Gustavo Mercado. El edil exhortó a Hidrocentro para que ejerza un control sobre los llenaderos que hay en la ciudad, pues empresas privadas se hicieron del control y pagan 300 bolívares por llenar un camión, mientras que a la comunidad le cobran sobreprecio.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.