Muchos salieron de Venezuela en busca de una vida mejor en un país que creían más tranquilo, pero acabaron atrapados en medio de la crisis en Bolivia, donde no imaginaban que revivirían una situación que les recordara lo padecido en su tierra.

“Nuestro país está destruido. No tenemos esperanza de volver, pero no sabemos dónde estamos peor, si aquí o en Venezuela”, lamenta Ingrid Guillén, caraqueña que recaló en La Paz el pasado 4 de octubre, un par de semanas antes de que en Bolivia se desencadenase una de las mayores crisis de su historia reciente.

Guillén es uno de los miles de venezolanos que han abandonado su país desde 2013, dejando atrás una Venezuela lastrada por la hiperinflación, el desempleo y la escasez de productos básicos y medicinas.

Llegó a Bolivia con tres niños, después de que el padre de sus hijos decidiera quedarse en Caracas, y ahora vende caramelos en el centro de La Paz, su única fuente de ingresos lejos de su tierra.

ESPERANZAS TRUNCADAS

La mujer reprime las lágrimas mientras cuenta a Efe que su salario como asistente de un ingeniero del Gobierno en Venezuela no llegaba para dar de comer a su familia.

“Un sueldo semanal en Venezuela está en 2 dólares. ¿Quién sobrevive con eso?”, denuncia.

No imaginaba que sus esperanzas de encontrar estabilidad se iban a ver truncadas en un país como Bolivia, líder de crecimiento económico en Suramérica durante muchos años consecutivos.

Poco después de que Guillén llegara a La Paz, Bolivia se vio sumergida en una profunda crisis tras las denuncias de fraude en las elecciones del pasado 20 de octubre.

Una situación que desembocó el pasado 10 de noviembre en la renuncia del presidente Evo Morales forzada por las Fuerzas Armadas, en medio de un grave conflicto que suma 33 muertos en actos violentos.

DIFICULTAD PARA CONSEGUIR VISADO

Antes de que estallara la crisis, obtener un visado de trabajo ya era complicado para un extranjero, debido al elevado precio para muchos, alrededor de 400 dólares, y los largos trámites.

La llegada de un Gobierno interino y la reestructuración en la Administración provocó que esa burocracia se complicara todavía más, según denuncian quienes la padecen.

“A mí me concedieron refugio, pero el permiso venció hace dos días y tengo que dejar el país”, explica a Emily Martínez, venezolana que llegó hace dos meses a La Paz con su marido y un niño de 2 años.

Vende chocolate en los alrededores del Mercado Camacho, uno de los focos comerciales de la ciudad, y responde a Efe mientras no le quita ojo a su hijo, que dormita en una manta extendida en medio de la calle.

DENUNCIAS DE XENOFOBIA

“Queremos ir a Perú. Hace seis años Venezuela empezó así y esto es peligroso. Tratamos de estar lejos de las marchas, porque a algunos compatriotas los han golpeado, acusándolos de activismo político”, denuncia.

Tras las movilizaciones en defensa de Evo Morales, aparecieron denuncias de la presencia de venezolanos en las protestas, una acusación que ha desatado la susceptibilidad de algunos bolivianos.

El pasado sábado, la Asamblea Legislativa de Bolivia aprobó una ley para convocar nuevas elecciones a comienzos de 2020 y la intensidad de los conflictos ha disminuido desde que al día siguiente se instalara una mesa de diálogo nacional.

Una circunstancia que a la población venezolana en el país le permite mirar el futuro con algo más de optimismo.

BOLIVIA, PAÍS DE TRÁNSITO

La mayoría de venezolanos que viajan a Bolivia lo hacen permaneciendo primero varios días, normalmente unas semanas e incluso meses en otros países.

“Indican que los requisitos de visado se han endurecido en países como Perú y Ecuador, y por eso buscan Bolivia como tránsito para entrar en Argentina o Paraguay”, apunta en una entrevista con Efe Elizabeth Zabala, coordinadora de Movilidad Humana de Pastoral Cáritas Bolivia, asociación que asiste a venezolanos.

Cáritas se ha convertido en una organización de referencia en La Paz para todo venezolano que llega y la mayoría en sus primeros días de estancia en Bolivia acude para recibir atención social y orientación legal.

“Les roban por el camino y llegan en una vulnerabilidad terrible. Nosotros, en estos tiempos difíciles, enviamos mensajes a la comunidad para que los acojan, para que vean en Jesucristo la cara del migrante”, resume Zabala.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.