(Foto AFP)
COMPARTE

Varias decenas de ciudadanos venezolanos organizaron este sábado una performance de protesta en Buenos Aires para llamar la atención sobre la situación de su país a los integrantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que celebra un periodo de sesiones en Argentina.

Concentrados frente a la sede de la antigua Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), el mayor centro de detención clandestino de la última dictadura argentina (1976-1984) y hoy Espacio Memoria y Derechos Humanos, los manifestantes se apostaron con banderas y carteles en recuerdo de los muertos y heridos fruto de los episodios violentos registrados en los últimos meses en el país caribeño.

Allí se habían citado los integrantes de la CIDH para celebrar una conferencia de prensa de cierre del 162 periodo de sesiones extraordinarias del organismo, que se desarrolló esta semana en Argentina.

Cánticos y gritos de “Venezuela será libre” salpicaron la performance, que consistió en la interpretación de un poema y una pieza de violín mientras los manifestantes, que en varias ocasiones no pudieron contener las lágrimas, se tumbaban en el suelo y manchaban sus ropas con un líquido imitación de la sangre.

El objetivo de la protesta era llamar la atención de la Comisión -que ayer ya emitió un comunicado para expresar “profunda preocupación por el agravamiento de la violencia en Venezuela y el uso de la jurisdicción militar para procesar a civiles”- para que adopte medidas más contundentes en resguardo de los derechos humanos.

“Es importante que el problema en Venezuela se entienda, más allá de una crisis política severa que viene ocurriendo hace muchos años, como una violación sistemática de los derechos humanos”, dijo a Efe Gloria San Miguel, una de las participantes de la acción, “autoconvocada” por venezolanos residentes en Argentina (no adscritos a una organización específica), a través de las redes.

San Miguel consideró que en Venezuela hay un “exterminio sistemático de disidentes del chavismo” y que el Gobierno de Nicolás Maduro es una “dictadura” escondida detrás de “una bandera de izquierdas”.

“Es el pueblo hambriento que una vez votó por (Hugo) Chávez el que está en la calle”, agregó y pidió a la CIDH medidas “fehacientes” en contra de la represión de las manifestaciones opositoras en las calles de venezuela.

Los manifestantes entregaron un petitorio y tuvieron una breve reunión con varios de los integrantes de la Comisión, quienes les explicaron las medidas que se están llevando a cabo desde el organismo.

Previamente, en la rueda de prensa de conclusión del periodo de sesiones de la CIDH, el presidente del organismo, Francisco José Eguiguren, recordó que la protesta social es un “derecho” y que el Estado debe garantizarlo y velar por su ejercicio en forma “pacífica”.

También anticipó que la medida cautelar solicitada a la CIDH por el opositor Henrique Capriles, relativa a aspectos como las garantías de su integridad física y su inhabilitación para ocupar cargos públicos, se encuentran “en fase última de decisión”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.