COMPARTE

Unas 200 personas protestaron este  viernes en la capital panameña contra el Gobierno de Venezuela, como parte de las manifestaciones que se repitieron este sábado en unos 50 países y que en Panamá se encontró con la oposición de algunos nacionales.

Grupos de familias venezolanas y panameñas se congregaron en el Parque Urracá, bajo el lema “No más”, para pedir el fin del gobierno de Nicolás Maduro y de la represión contra las marchas opositoras, así como el respeto a los derechos humanos.

En esa céntrica plaza una veintena de personas, con banderas y pancartas, exigió a los venezolanos residentes en Panamá que regresaran a su país bajo la consigna “Panamá para los panameños”.

Panamá fue uno de los primeros países de Latinoamérica en recibir la oleada de migrantes venezolanos en la última década y allí habita una comunidad que según distintas fuentes supera las 100 mil personas, aunque podría ser mayor por el creciente número de turistas que se quedan a vivir como residentes.

El acelerado crecimiento de la economía panameña y su buena tasa de empleo también ha atraído a inmigrantes de otros orígenes, pero en los últimos años se han dado brotes de repudio contra los extranjeros en distintas esferas, muy notorio en las redes sociales.

Este sábado la manifestación convocada por los venezolanos se aisló del foco de la contraprotesta, que era vigilada por un par de policías.

Los partícipes entonaron el himno nacional de Venezuela y, con pancartas y consignas, exigieron elecciones en su país y la libertad de los presos políticos, además de condenar las recientes muertes en enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad, que se elevan a seis según un balance no oficial.

Una nueva etapa de la crisis política venezolana se inició hace dos semanas cuando el Tribunal Supremo de Justicia emitió una sentencia en la que se arrogaba las facultades del Parlamento, de mayoría opositora, lo que fue interpretado como un golpe de Estado por los partidos antichavistas y diversos sectores de la sociedad.

Aunque el Supremo se retractó de la medida, considera que el Parlamento está en desacato, mientras en la Organización de Estados Americanos (OEA) declaró una alteración constitucional en Venezuela, lo que podría favorecer la aplicación de la Carta Democrática Interamericana al Gobierno de Maduro.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.