COMPARTE

Dayrí Blanco | @DayriBlanco07

Ya no hay empresas libres en Venezuela. El Gobierno acabó con esa concepción. “Ahora solo somos concesionarios a los que se nos controla todo”, aseguró Jorge Roig, integrante del Consejo de Administración de la Organización  Internacional del Trabajo (OIT). ¿El resultado? La precarización del empleo.

A las compañías en el país el Ejecutivo les mide cada movimiento: “Nos dicen a que precio tenemos que comprar y  vender, a quién se le debe transportar y despachar, cuál es el margen de ganancia, y si alguno se porta mal, le quitan su negocio”. Es una realidad que ha provocado que internacionalmente la nación sea un ejemplo de que no debe hacerse. “Aquí se aplica todo lo contrario a lo que los indicadores del Banco Mundial y la OIT establecen como garantías de inversión”. Es por eso que Venezuela está en el puesto 185 de 187 naciones  en materia de respeto laboral y de crecimiento económico según la cúpula internacional del trabajo.       

El empleo en Venezuela tiene la precariedad como característica elemental como consecuencia de esta situación. “Sobre todo el que maneja la administración pública, porque el empresario privado hace un esfuerzo por tratar de darle valor al poder adquisitivo de sus asalariados, pero hay que admitir que las políticas del Gobierno y la hiperinflación devora la capacidad adquisitiva del individuo”.

Gobierno y la hiperinflación devora la capacidad adquisitiva del individuo

Las expectativas de Roig no son positivas frente a los anuncios del Gobierno de planes para la recuperación económica porque ya ha demostrado que es un asunto que no sabe manejar. “El Ejecutivo no tiene nada que decir al respecto, eso debe dejárselo al empresariado”. Como una prueba de eso recordó que las compañías expropiadas están paralizadas y que los 15 proyectos anteriores lanzados por el Gobierno no han funcionado porque no parten de un verdadero diálogo social que involucre a todas los factores que intervienen en los procesos productivos.

La consecuencia de esta crisis es el rezago. En crecimiento tecnológico y emprendimiento Venezuela está lejos al ser la última nación del continente en conectividad de internet. “Bolivia, por citar un ejemplo, nos triplica”. Se trata de una gran debilidad en tiempos en los que el empleo depende de los avances tecnológicos. “Vamos en contras de las propuestas laborales del mundo que apuntan hacia trabajos desde el hogar, oficinas que pueden restringirse a un teléfono o emprendimientos  que tienen como principal valor la tecnología.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.