Foto Referencial.

El Gobierno de Venezuela pagó el 5 de enero pasado, con cuatro meses de atraso, una deuda de 262,5 millones de dólares que tenía con Brasil como parte del convenio que garantiza el pago de las exportaciones que empresas brasileñas realizan al país vecino, informaron hoy fuentes oficiales.

El pago que se realizó la semana pasada corresponde al saldo de la deuda referente a la compensación del segundo cuatrimestre de 2017 en el ámbito del Convenio de Pagos y Créditos Recíprocos (CCR) entre los dos países, informó el Ministerio de Hacienda de Brasil en un comunicado.

Por este acuerdo, un mecanismo de los miembros de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi) para incentivar las exportaciones en la región, el Banco Central brasileño recibe de su similar venezolano el valor por las exportaciones que Brasil realiza al país vecino y que son garantizadas por el Tesoro Nacional, y lo repasa a los bancos que financiaron los respectivos embarques.

El pago se realizó mediante un mecanismo de transferencias en el marco del Fondo Monetario Internacional (FMI) debido a que Venezuela alegó que tenía “problemas operacionales para pagar la deuda en dólares estadounidenses”.

Según el Gobierno brasileño, la recepción de la deuda atrasada fue posible gracias a los esfuerzos conjuntos realizados por la Secretaría de Asuntos Internacionales del Ministerio de Hacienda, el Banco Central y los bancos que financiaron las exportaciones ante las autoridades venezolanas para que regularizaran los pagos.

El Gobierno brasileño llegó a notificar en noviembre pasado al Club de París que Venezuela estaba atrasada en el pago de sus deudas, pero la regularización evita la declaración de una moratoria.

El Ministerio de Hacienda aclaró que Venezuela aún tiene una deuda de 274,6 millones de dólares que venció este mes.

El Gobierno brasileño adoptará las medidas necesarias para regularizar estos pagos, según el comunicado del Ministerio de Hacienda.

El pago de la deuda atrasada se produjo en medio del deterioro de las relaciones entre ambos países que llevó al Gobierno venezolano a expulsar al embajador de Brasil en Caracas, Rui Pereira, el 23 de diciembre pasado.

Como respuesta, Brasil declaró persona “non grata” a Gerardo Delgado, el diplomático venezolano de mayor rango en el país.

Brasil ha condenado en reiteradas oportunidades las violaciones a los derechos humanos y a las garantías democráticas en Venezuela, en tanto que el país vecino aún no ha reconocido al presidente brasileño, Michel Temer, que asumió en mayo de 2016 para sustituir a la destituida Dilma Rousseff.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.