La profunda crisis económica ha dado al traste con el parque automotor del transporte público y lo mantiene, en su mayoría, varado por falta de repuestos. Camionetas pick up, autobuses escolares, y turísticos de paseo, han pasado a sustituir al transporte formal. Los venezolanos han empezado a llamarlos 'perreras'.

Diario El País
El ingenio se agudiza cuando la presión de la necesidad ahoga. Los venezolanos se han visto afectados por una nueva arista de la grave crisis que sufre el país. Ahora le toca al transporte público. Ante la falta de medios para desplazarse, han proliferado los vehículos privados que llevan hacinados a los sufridos pasajeros que han apodado ‘perreras’ a las camionetas, furgonetas y autos en los que viajan sin condiciones de seguridad.

No hay una tarifa unificada porque es una forma de transporte no regulada pero la tarifa ronda los 15.000 (7 veces más que la autorizada por el gobierno). Pese a la gran cantidad de ceros, el monto al cambio no es ni un céntimo de dólar. En la imagen una persona ayuda a subir a una mujer a un vehículo de carga utilizado para hacer mudanzas.
Los pasajeros suben y bajan de vehículos que no están acondicionados para trasladar a personas. No tienen asiento, ni ventilación. En ocasiones las puertas van abiertas. Una mujer con un bebé se agarra como puede en un camión utilizado como transporte en la ciudad de Valencia, el pasado 11 de julio.
Las ensambladoras venezolanas de autobuses y fabricantes de autopartes, han tenido que cerrar líneas de producción a causa de la depresión económica, mientras los cementerios de buses rojos comprados a los chinos se multiplican en las principales ciudades del país.
Aunque el transporte es un servicio público y de carácter social, en Venezuela está en manos de cooperativas privadas, que son reguladas por el Estado en su funcionamiento y tarifas, que han quedado completamente desfasadas por la hiperinflación.
En algunos municipios se está institucionalizando. En La Yaguara, en el oeste de Caracas, funciona una línea de ‘perreras’ instalada por la propia alcaldía del municipio Libertador, a cargo de la chavista Erika Farías. En vehículos para trasladar cuadrillas de obreros se apretujan 60 personas, algunas sentadas y otras de pie.
Algunos usuarios desconfían y prefieren no montarse. Hablan de robos y de la sensación de asfixia en los vehículos más cerrados. Se quejan de que viajan como animales.
Los usuarios no viajan en las mejores condiciones, pero tampoco lo están los vehículos. Darío Rivero, de 45 años, contó a EL PAÍS que empezó con su transporte para tener bolívares en efectivo pero también porque “el camión tiene los cauchos lisos y así no puedo hacer viajes fuera de Caracas”. “La gente necesita este servicio porque ya no hay transporte”, agrega.
Caracas era una ciudad con 15.000 autobuses. Pero para finales del pasado, los gremios del sector denunciaban que solo 4.000 estaban rodando. Actualmente 90% está fuera de servicio.
La informalidad de esta modalidad para desplazarse también se ha cobrado víctimas. En la Yaguara un hombre se cayó de uno de estos vehículos y falleció. El Comité de Usuarios del Transporte Público han reportado al menos 26 muertes en todo el país en lo que va de año.
¿Y para bajarse? Los usuarios golpean en el techo, en el lateral de la camioneta o en la caja del conductor para que el vehículo se detenga donde mejor conviene al pasajero. Nada de paradas establecidas.
Los venezolanos se agolpan para subir a uno de estos vehículos que funcionan tanto en la capital, Caracas, como en otras grandes ciudades del país. Un pasajero paga por un billete en un camión de carga utilizado como transporte en Valencia, en el Estado de Carabobo (centro), el pasado 12 de julio.
El monto puede parecer simbólico en un país hiperinflacionario pero la dificultad para los venezolanos está en conseguir el dinero físico. Ante la falta de billetes, se ha impuesto una restricción bancaria por la que diariamente solo dan 10.000 bolívares en efectivo por persona.
Los venezolanos se agolpan para subir a uno de estos vehículos que funcionan tanto en la capital, Caracas, como en otras grandes ciudades del país. Un pasajero paga por un billete en un camión de carga utilizado como transporte en Valencia, en el Estado de Carabobo (centro), el pasado 12 de julio.
La profunda crisis económica ha dado al traste con el parque automotor del transporte público y lo mantiene, en su mayoría, varado por falta de repuestos. Camionetas pick up, autobuses escolares, y turísticos de paseo, han pasado a sustituir al transporte formal. Los venezolanos han empezado a llamarlos ‘perreras’.

 

¿Y para bajarse? Los usuarios golpean en el techo, en el lateral de la camioneta o en la caja del conductor para que el vehículo se detenga donde mejor conviene al pasajero. Nada de paradas establecidas.

Con información de El País de España




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.