Por medio de un comunicado en el que responsabiliza al gobierno de Nicolás Maduro por la suspensión de los vuelos humanitarios que partirían este martes 21 y miércoles 22 desde Curazao a Venezuela, el gobierno de Willemstad señala que “casi 300 venezolanos no han podido llegar a su país y se encuentran desamparados”.

“Lamentablemente, a última hora, el gobierno de Venezuela no autorizó los vuelos pautados para los días 21 y 22 de diciembre de 2021”, subraya el texto oficial, que agrega: “Una cantidad de pasajeros que vinieron desde Bonaire y los de Curazao, casi 300 venezolanos, no han podido llegar a su país y se encuentran desamparados”.

Representantes de los migrantes varados y miembros de la fundación Venex Curazao, que vela por los derechos de los venezolanos en la isla, tenían previsto reunirse al final de la tarde con la cónsul Marisol Gutiérrez para evaluar la situación y buscar posibles soluciones.

Varados

A pesar de la denominación de “humanitario”, los migrantes tuvieron que pagar 700 florines por los boletos (388 dólares), así como el importe para las pruebas PCR exigidas para salir de esa isla, y también en el aeropuerto de entrada a Venezuela.

Son venezolanos que vendieron o entregaron todo. Solo tenían lo que llevaban en sus maletas. Algunos vinieron de Bonaire, y no conocen a nadie aquí”, afirmó Jennifer Sifontes, presidenta de Venex Curazao.

Sifontes y un grupo de voluntarios venezolanos procuraron hasta horas de la noche del martes algún alojamiento y alimentación para los más necesitados. Recordó que, por medidas de bioseguridad, los pasajeros no pudieron pernoctar en el terminal aéreo.

“Nos queremos ir (…) Queremos volver a nuestro país”, afirmaron algunos de ellos en un video tomado por activistas de derechos humanos.

Según el director de la Unión Panamericana y Caribeña para los Derechos Humanos José Antonio Oropeza, los vuelos de Laser pautados para el martes fueron suspendidos, cuando ya las autoridades migratorias curazoleñas y la aerolínea habían ultimado todos los detalles.

Sostuvo que la decisión fue tomada a última hora por el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC), en “represalia” por la negativa del Reino de los Países Bajos de permitir el viaje a La Haya de la vicepresidenta ejecutiva, Delcy Rodríguez, quien pretendía reunirse con representantes de la Corte Penal Internacional. La situación de esta funcionaria venezolana fue conocida el 13 de diciembre.

Permisos especiales

El miércoles en la mañana, los venezolanos que intentaban retornar a su país volvieron a los alrededores del aeropuerto internacional Hato de Willemstad. Según Oropeza, se hacían gestiones a través de la Cancillería del Reino de los Países Bajos para que la suspensión no se prolongara.

Para el miércoles, estaban pautados otros dos vuelos, que respectivamente tendrían destinos en Las Piedras (estado Falcón) y Maiquetía.

Consecuencias del Impasse de Delcy Rodríguez 

La cancelación de los viajes afecta a cientos de venezolanos, incluidos aquellos que están detenidos esperando por su deportación. “Aquí estoy presa, esto es horrible”, denuncia una mujer desde Oranjestad

¿Si no sale Delcy Rodríguez, no entra nadie? Tres vuelos humanitarios que despegarían este mes desde Curazao (2) y Aruba (1) con destino a Venezuela han sido suspendidos “hasta nuevo aviso”.

Todo esto ocurre luego de que la Vicepresidenta del régimen chavista denunciara el 13 de diciembre que el Reino de los Países Bajos le impidió trasladarse a La Haya, donde tenía previsto reunirse con el fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), Karim Khan.

La suspensión de los vuelos humanitarios guarda relación con el caso de Delcy Rodríguez. Ahora mismo las relaciones con Países Bajos están congeladas”, sostiene una fuente política. Por otro lado, una persona relacionada con la logística de estos vuelos humanitarios añade: “El Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC) no dio los permisos. No es la primera vez que pasa, hay que esperar a ver qué deciden en Caracas, en estos casos el gobierno de Venezuela siempre tiene la última palabra”.

«Queríamos pasar la Navidad con nuestras familias»

El Consulado de Venezuela habilitó en las instalaciones de la refinería Isla un refugio con capacidad para 80 personas, pero el número de venezolanos varados en Curazao tras la suspensión de los vuelos humanitarios llega a 283, según el testimonio de una de las afectadas.

El vocero de la radio web Refugiados Unidos, Carlos Rivas, comentó a Crónicas del Caribe que, al momento de abrir el albergue, solo unas 25 personas se encontraban en el sitio. “El resto o resolvió la situación por su cuenta o no se ha enterado de la existencia del refugio”, expone Rivas, quien destaca que las instalaciones se encuentran en buen estado, con camas literas, aire acondicionado, baños y agua potable.

El Consulado dice no tener recursos para ayudar con la alimentación, pero la sociedad civil y las organizaciones no gubernamentales (ONG) de la isla han respondido con celeridad”, acota el activista.

Del total de pasajeros, 48 provienen de Bonaire. “Queríamos pasar la Navidad con nuestras familias en Venezuela y ahora estamos aquí en un refugio”, cuenta una venezolana. Aclara que tiene todos sus papeles en regla y que canceló sus boletos ida y vuelta. “Fueron 1.165 dólares por persona en total, aparte de la prueba PCR que también pagué yo misma”, afirma.

“Tengo un niño y en el grupo hay mujeres embarazadas y personas mayores. Este no fue un vuelo regalado y tampoco somos ilegales. Solamente queríamos ver a nuestras familias, celebrar las fiestas con ellos, pero ahora estamos en esta situación y no contábamos con todos estos gastos adicionales”, declara la mujer desde el refugio.

 

Lee los trabajos completos en cronicasdelcaribe.com




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.