Foto Refrencial
COMPARTE

Seis días pasó Jeanne Costes varada en Caracas tras el cese de operaciones de Avianca, la más reciente de un grupo de aerolíneas que abandonaron Venezuela por los millones de dólares que les adeuda el Estado, la convulsión social y la inseguridad.

Justo cuando esta joven francesa llegó de París para conectar con Bogotá, la empresa colombiana suspendió vuelos a Venezuela, donde operó durante seis décadas.

El cese estaba previsto para el 16 de agosto, pero Avianca lo adelantó al 27 de julio, según dijo para preservar la seguridad ante limitaciones operativas que no detalló.

Para Costes, empresaria turística de 26 años radicada en Perú, el calvario terminó el 1 de agosto cuando la embarcaron con otra compañía vía Panamá.

Tuvo suerte, pues algunas de las 60 personas que la acompañaban recién salieron el 4 de agosto.

Cuenta que pasó esos días encerrada en el hotel, desde donde escuchaba detonaciones durante enfrentamientos entre militares y manifestantes opositores, en el marco de protestas contra el gobierno que dejaron unos 125 muertos desde abril.

“Queremos hacer un juicio contra Air France y Avianca, que sabían muy bien lo que iba a pasar una vez estuviéramos ahí”, señaló Costes a la AFP.

Realidad

El éxodo de líneas aéreas internacionales comenzó en 2014 cuando los precios del petróleo empezaron a derrumbarse.

Esto ocasionó una sequía de dólares que el gobierno monopoliza desde 2003 mediante un control de cambios y la acumulación de deudas por tres mil 800 millones de dólares con las aerolíneas, según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).

Imposibilitadas de repatriar sus ganancias, la mayoría dejó de vender pasajes en bolívares en 2016, según una fuente de la industria, y solo oferta en línea para pago en dólares.

Entre 2014 y 2015 salieron del país las aerolíneas: Air Canada, Aeroméxico, Alitalia, Lan (Chile), Tam (Brasil), Tiara (Aruba) y Gol (Brasil); en 2016 la estadounidense Dynamic y la alemana Lufthansa; y este año United, Delta (EEUU) y Avianca.

“Lo decidieron porque la ruta no era rentable para justificar los riesgos que asumían”, dijo a AFP Humberto Figuera, presidente de la Asociación de Líneas Aéreas de Venezuela (ALAV).

Una fuente del sector no descarta que el caso de Avianca esté ligado al deterioro de relaciones entre Venezuela y Colombia, que acusa al gobierno de Nicolás Maduro de instaurar una “dictadura”.

En octubre de 2016 Avianca suspendió brevemente su operación en Venezuela, luego de que una aeronave militar de ese país volara cerca de un avión que hacía la ruta Madrid-Bogotá, en una aparente confusión.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.