Parece que la actual temporada no está resultando muy favorable para quienes aún despachan desde Miraflores por cuanto vienen sufriendo serios reveses en diferentes escenarios, lo cual pudiera presagiar algún desenlace.  Adolfo P. Salgueiro.

Ciertamente, la situación de Venezuela es no menos que inadmisible por la evidente crítica situación que vive desde la primera existencia del régimen de Nicolás Maduro. A la par de las carencias de los elementos más básicos en cualquier región, hasta en la más lejana y atrasada del planeta, como la persistente escasez de: agua, electricidad, gas o gasolina, etc; el gobierno social-comunista se ahoga como consecuencia de su incompetencia y su avaricia insaciable de enriquecerse sin ningún tipo de medida y miramientos.

Siempre he creído que la oposición venezolana, representada por el presidente encargado Juan Guaidó, debe actuar con mucha fuerza; ser el severo pregonero de acciones primordiales contra los corruptos cuando asuma el poder con todas sus competencias. En otras palabras, cuando deje de lado el interinato, que como sabemos, tiene muchas limitaciones para el ejercicio a plenitud de la autoridad.

Adentrándonos todavía más en el tema en cuestión de la rapacería y otros asuntos que mantienen al gobierno de Maduro en una situación de suma inestabilidad, nos topamos con la ley aprobada por la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente (ANC) la cual sancionó este mes de octubre la Ley Antibloqueo para el Desarrollo Nacional y la Garantía de los Derechos Humanos. Sus miembros, encabezados por su presidente Diosdado Cabello, quienes tienen el atrevimiento de asegurar que el instrumento jurídico se concibe dentro de lo establecido en la Carta Magna (CM) para enfrentar las sanciones internacionales y que de ninguna manera violentará en su ejecución, refiriéndose a la CM. Lo cierto es, como me comentaba el experto jurista y amigo Carlos Ramírez López, ese es un instrumento, la ANC que se hizo para dar una apariencia de legalidad, anular la AN, para hacer uso de todos los actos abusivos; tanto así, que el mismo Maduro dijo que quien hizo esa ley fue él. Luego, la aprueban sin ningún tipo de tramites, ni siquiera hubo discusión. Conclusión, eso no es otra cosa que una “leguyería cantinflérica” terminó diciéndome. De manera, que ni los créditos internacionales, ni las relaciones internacionales, ni el bloqueo establecido por la potencia más grande del mundo, los Estados Unidos, ni el resto de los sesenta países que desconocen a NM por su origen ilegítimo, van a acceder y reconocer una ley tan espuria como esta

Por otra parte, hay que tomar en cuenta, las fuertes protestas espontaneas que se han dado los últimos días. Quizás esta condición de espontaneidad es lo que le da más trascendencia a estos hechos en regiones donde el chavismo obtenía votaciones que sobrepasaban el 80 %, como los acontecidos en, Delta Amacuro, Guárico, Bolívar y Yaracuy. Es, sin duda, un grito de alerta de lo que pudiera desatarse en el país de no conseguirse solución a todas las carencias de las que hablamos, líneas más arriba. Lo que ocurrió en el estado Bolívar, por ejemplo, donde un sargento de la GN que previamente había maltratado fuertemente a un ciudadano de edad avanzada, provocó la ira incontrolada del pueblo; quienes. dispuestos a no soportar más vejámenes, arremetieron en contra del funcionario agresor a quien dejaron gravemente golpeado. Mientras otro grueso de personas gritaba que lo remataran en el mismo suelo donde lo tenían sometido.

Repito este fragmento de la semana pasada: Luego de transcurrido cerca de un mes del glorioso Informe de la Organización de Naciones Unidas sobre Venezuela, el cual ha sido un arma letal contra el régimen de Nicolás Maduro; informe que hizo batir palmas en la mayoría de los países democráticos del planeta —el cual le devolvió el vigor a la presión internacional— pues a partir de ese momento la política comienza a dar un viraje hacia el lado de los perseverantes luchadores por la libertad.

garciamarvez@gmail.com

@RGarciaMarvez.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.