carabobo
(Foto Referencial)

Para María Teresa Morín, coordinadora de Vente Venezuela en Valencia, Carabobo vive una severa crisis sanitaria sin precedentes, con la pandemia por la CIVID-19, acentuada por la precaria infraestructura hospitalaria, mientras que el porcentaje del personal de salud vacunado no llega al 10%.

La dirigente aseguró que médicos y enfermeros se están muriendo.

“Ya son más de 60 los trabajadores de la salud que han perdido la vida en la lucha contra la COVID-19 y pretenden solucionar la crisis con unos supuestos kits que ni siquiera han llegado a todos los centros de salud.

En su opinión la pandemia ha dejado en evidencia las precarias condiciones en que se encuentra el sistema de salud público venezolano, que llegó a ser uno de los mejores de América Latina, pero que hoy está en el suelo después de la llegada de la revolución.

Marín explicó que en la entidad hay alrededor de 20 mil trabajadores de la salud, entre sector público y privado, y apenas han llegado 6 mil dosis de vacunas, que alcanzan solo para 3 mil personas.

Dijo que en el supuesto de que todas las dosis hayan sido destinadas al sector salud, estaríamos hablando de un 15% del personal vacunado, pero la verdad es que a eso hay que restar al menos 2 mil vacunas destinadas al sector educativo que aún no se reincorpora a las clases..

Sostuvo que la consecuencia de esto se evidencia en la muerte de al menos 60 trabajadores de la salud entre médicos, enfermeras, odontólogos y otros profesionales del área.

“Estamos ante una verdadera crisis sanitaria que se pretende combatir cerrando comercios o repartiendo algunas vitaminas, sin atender el problema de fondo”.

Refirió que la pandemia también ha puesto en evidencia la mala alimentación de la mayoría de los venezolanos, muchos de los cuales están en desnutrición, lo que es letal para hacerle frente a cualquier enfermedad.

Se preguntó ¿Por qué no quieren vacunar? ¿Por qué hacen todo lo que esté en sus manos para impedir que la vacuna llegue?.

Además, denunció la carencia de servicios públicos como el agua, un elemento necesario para asegurar la higiene de los ciudadanos y evitar la propagación de la COVID-19.

Morín puso en duda las estadísticas ofrecidas por el gobierno sobre la pandemia, toda vez que no se sabe con exactitud cuántas pruebas se realizan diariamente.

“Todos tenemos personas allegadas o conocidas que sabemos que han muerto por COVID-19 y no aparecen en el balance”.

 

 

Con nota de prensa




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.