(Foto EFE)
COMPARTE

A David Rueda le gustaba dormir con la ventana abierta para refrescar el cuarto en el que dormía. Eran las 5:45 a.m yel hombre, de 31 años, estaba en su cama cuando escuchó que lo llamaban y luego una lluvia de disparos lo fulminó.

Lo último que vio Rueda fue la imagen de los maleantes al entrar por la ventana con armas en mano y una actitud violenta. Prendieron la luz y sin mediar palabras acabaron con su vida. Los vecinos despertaron asustados por el suceso. En las calles aledañas al fundo La Esperanza en La Yaguara, parroquia Independencia, municipio Libertador, todos se mantenían encerrados por lo que muy pocos vieron lo que ocurrió.

Los familiares estaban herméticos, tenían miedo, porque ellos presumen que se trató de una venganza por un conflicto que Rueda tuvo con una señora hace algunas semanas.

Rueda tenía dos hijos, un niño de 11 años y una niña de cinco a la que ayer el padre le celebró su cumpleaños con una torta. El fallecido trabajaba en una compañía de vigilancia y le prestaba servicios a una fábrica.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.