Un estudio ha hallado por primera vez que la placenta puede ser la pieza “perdida” en la relación que hay entre riesgos genéticos y enfermedades mentales como la esquizofrenia, publicó hoy la revista Nature Medicine.

Este nuevo avance, puede ayudar a los científicos a predecir quién puede estar en peligro de desarrollar enfermedades mentales y, por tanto, desarrollar tratamientos para mejorar la salud de la placenta, según esta investigación, a cargo del Instituto Lieber para el Desarrollo del Cerebro de Baltimore (EE.UU.).

Los expertos han observado que muchos genes asociados a un riesgo de desarrollar esquizofrenia parecían alterar el desarrollo del cerebro en las primeras etapas de vida, al influir en la salud de la placenta.

Este análisis ha mostrado que estos genes se “activan” en la placenta durante embarazos complicados.

Según los expertos, estudios anteriores se habían centrado en cómo genes relacionados con desórdenes del comportamiento alteraban el desarrollo prenatal del cerebro.

Los investigadores han puntualizado que la placenta es aún un órgano humano al que se descuida, a pesar de su importancia para suministrar nutrientes vitales para el desarrollo prenatal.

La placenta, añaden, es el único órgano del cuerpo humano que no es enviado al laboratorio para su análisis.

Durante más de un cuarto de siglo, el desarrollo cerebral durante el embarazo y poco después del nacimiento era considerado vital para fundamentar la hipótesis de que la esquizofrenia es un desorden de neurodesarrollo.

Pero, los mecanismos biológicos que influían en ello no han sido bien entendidos, señala el estudio.

Los investigadores del Instituto Lieber estudiaron los casos de dos mil 800 adultos de distintos países, de los que dos mil 38 tenían esquizofrenia, lo cual les permitió observar una importante interacción entre los genes asociados con el riesgo de esquizofrenia y posibles complicaciones en el embarazo.

Este hallago, permitió hacer una serie de análisis en numerosas muestras de placenta, especialmente en gestaciones complicadas.

“Los resultados sorprendentes de este estudio hacen que la placenta sea la pieza central de un nuevo campo de investigación biológica que relaciona cómo los genes y el medio ambiente interactúan para alterar la trayectoria del desarrollo del cerebro humano”, señaló el líder del estudio, Daniel Weinberger. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.