El abogado británico Karim Khan. (Foto cortesía /israelnoticias.com)

Familiares de venezolanos que murieron en medio de circunstancias consideradas címenes de lesa humanidad se dirigieron al fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), Karim Khan, para ofrecerle detalles de los casos a través de una conferencia de prensa virtual.

A una semana de que se cumpla la fecha tope dada desde la Sala de Cuestiones Preliminares CPI a las partes involucradas para presentar “versiones redactadas públicas” sobre el caso ‘Venezuela I’, los familiares ofrecieron un recuento de las circunstancias en las que perdieron a sus seres queridos.

Esta misma semana, el fiscal venezolano designado por la disuelta Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab, informó que ya presentaron el documento requerido por la Sala de Cuestiones Preliminares de la CPI donde ofrecen “elementos claves” para promover la “complementaria” que ha demando.

“El Estado venezolano reitera su disposición a entablar el diálogo sustantivo y bilateral”, señala en su comunicado.

“Complicidad de la fiscalía”

Uno de los casos más emblemáticos es del Capitán Rafael Acosta, quien murió en 2019 luego de presuntamente haber sido torturado mientras se encontraba bajo custodia del Estado, tras ser acusado por su presunta implicación en un supuesto intento de magnicidio y golpe de Estado contra el presidente Nicolás Maduro.

Su viuda, Waleska Pérez, narró cómo ocurrieron los acontecimientos y aseguró que cuentan con suficientes elementos para demostrar que el caso “es un crimen de lesa humanidad”.

“A él se le violaron todos sus derechos. Desaparición forzada, detención arbitraria, tortura y muerte. En Venezuela no se investiga ni van a condenar a los verdaderos culpables de este hecho, principalmente la cadena de mando que son los verdaderos responsables, en Venezuela hay mucha complicidad de la fiscalía”, sostuvo.

“Maduro, tú eres el responsable de la muerte de mi hijo”

Otro caso que conmocionó a los venezolanos fue el de David José Vallenilla, un joven de 22 años que, durante las protestas antigubernamentales de 2017, recibió un disparo a quemarropa por parte de un funcionario de la Guardia Nacional. El hecho fue transmitido en vivo por medios independientes que dieron cobertura a las manifestaciones.

Su padre, David Vallenilla, expuso al fiscal de la CPI que “no ha habido justicia” y contó cómo se intentó “ocultar evidencia” y se impusieron trabas para llevar a cabo las investigaciones pertinentes.

Lea artículo completo:vozdeamerica.com




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.