Tener fe requiere coraje, la capacidad de correr un riesgo, la disposición a aceptar incluso el dolor y la desilusión.
Erich Fromm

El recto proceder se incardina con las virtudes y sobre todo con la valentía de plantarse firme frente al horror que este régimen ha supuesto para la educación y en especial para el sector universitario, en el cual medra la miseria, la carencia de servicios públicos y la destrucción del salario, que han condenado a la pobreza a todo su personal y en especial al personal académico y de investigación, quienes hemos tenido que buscar trabajos extras para financiar el acto docente.

No hay un espacio en la universidad nacional- otrora autónoma- que no presente grabada la huella lacerante de estos (25) veinticinco años de abandono y de los sucios, mustios y pastosos (11) años de la tiranía de Maduro, la cual escandaliza hasta a la izquierda seria encabezada por el joven presidente chileno Gabriel Boric.

El orbe señala las malas prácticas del régimen de Maduro, lo consideran una ominosa regresión dictatorial, empero hay quienes piden que no se retiren, que su presencia, pues no les molesta y dan las gracias al opresor por no hacer nada. Esos son los traidores, los cohabitantes, los que venden su discurso.

En lo particular y en el deseo de todos los venezolanos convertidos en colectivo, personaje desgarrado, humillado, vilipendiado y vapuleado, nosotros los sin poder, los expatriados, los despreciados, cual personaje de Lope de Vega, gritamos todos a una voz libertaria: ¡Váyanse ya, nos han hecho imposible la vida!, son los culpables de los cortes de luz, de la destrucción de 75% del tamaño de la economía, se han apropiado de más de 700 mil millones de dólares, han masacrado a nuestros estudiantes en las calles, encarcelan desaparecen y persiguen a la dirigencia, quien grita auxilio.

Son un régimen forajido, denunciado por la ONU, por la izquierda chilena, brasilera y uruguaya. Pero aquí, los intereses crematísticos compran conciencias, compran discursos, y hacen decir que no nos molesta su presencia y que son nuestros amigos. ¿Amigos de la salud, amigos de la educación? Enemigos jurados de la decencia y de las buenas formas ¿Que pueden reparar?

Son la única tiranía que, en los 213 años de historia, solo han dejado herrumbre y desolación. Nos molestan a todos, queremos que se vayan, no hay nada que agradecerles, al menos quienes no nos vendemos, quienes somos dueños de nuestro relato, tenemos la fe en salir de esta pesadilla, de opresión, traición y miedo.

Queremos que vuelvan los casi 8 millones de exiliados ¿Cómo se le puede dar las gracias a esta gente, mientras la educación agoniza, mientras la salud no existe y se cobra la vida de los profesores universitarios? Ahórrense las hipocresías de los obituarios institucionales y asuman que son corresponsables de la muerte a mengua de los miembros del personal docente.

Ya se quitaron las caretas y dicen a los cuatro vientos sentirse a gusto con el tirano. Los cortesanos romanos también se sentían a gusto con los césares de conducta fascista y fueron los primeros en caer bajo el peso de su crueldad. Espero en que la misericordia divina se apiade de ustedes, pues son traidores de sus principios e indolentes con el desvalido.

Finalmente, a la gran mayoría el régimen nos molesta en todas las actividades diarias de los venezolanos. Entonces esperamos que pronto salgan del poder por la vía electoral y se enrumben los caminos de la decencia.

Darle las gracias a este régimen supone agradecer los vicios, al asesinato, la persecución y el horror, mientras tanto mi cátedra libre e irredenta, autónoma en lo personal, sigue enseñando la verdad y educando para la libertad, siguiendo los pasos de Theodor Adorno.

En síntesis, retírense del poder. Afirmativamente nos molesta su ominosa presencia y su amor orwelliano, que no es más que odio, repulsa y opresión. Remito estas líneas desde la mordaza que supone este régimen, al cual no tengo nada que agradecer y si mucho por demandar. Que la justicia divina se haga cargo de ustedes y de los tartufos, no hay peor revés del alma que ser hipócrita.

“El mensaje de esperanza que nos viene de Jesucristo ilumina este horizonte denso de incertidumbre y pesimismo. La esperanza nos sostiene y protege en el buen combate de la fe … Hoy no basta despertar la esperanza en la interioridad de las conciencias; es preciso cruzar juntos el umbral de la esperanza” (Audiencia general del 11 de noviembre de 1998)” San Juan Pablo II.
X @carlosnanezr
IG.@nanezc

¿Quieres recibir nuestros titulares diarios, matutinos y vespertinos?
Puedes unirte a nuestros canales
Telegram: https://t.me/titularesec
WhatsApp:
O si prefieres nuestro grupo en WhatsApp:
Con gusto te enviaremos las noticias más relevantes del día

También puedes seguirnos en Google Noticias:




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.