Calansanz
(Foto: Kevin Arteaga)

Desde su accidentado comienzo las irregularidades han marcado el proceso electoral en el Colegio Calasanz, uno de los principales centros de votación de la parroquia San José, en Valencia, cuyo número de votantes registrados es de aproximadamente siete mil 800.

Cuando eran las 9:00 a.m., todavía faltaban tres de las 11 mesas por ser constituidas debido a la ausencia de los miembros, tanto principales como suplentes. Ante esta situación, el personal del Consejo Nacional Electoral (CNE) procedió a realizar la instalación con los testigos y miembros accidentales. La apertura total se retrasó casi tres horas.

Aida Blanco, una de las votantes afectadas por el retraso, denunció que los encargados del CNE habilitaron a testigos no acreditados como miembros de mesa. “Comenzaron a meter personas de otros lugares y ni siquiera nos dan información certera sobre lo qué estaba ocurriendo adentro”.

Luego de que los electores finalmente pudieran acceder al centro, la máquina de la mesa cinco comenzó a reportar falla técnicas: la primera vez ocurrió temprano en la mañana y la segunda luego del medio día. Esto ha impedido a los electores asignados a esa lista ejercer su derecho.

Pese a las fallas y las irregularidades presentadas, hasta las 12:00 p.m. habían votado alrededor de mil 500 ciudadanos. La participación ha estado mermada en comparación con procesos comiciales anteriores.

AGRESIÓN A LA PRENSA

Cuando el equipo de El Carabobeño, debidamente identificado y acreditado por el CNE, intentó acceder al centro por primera vez para solicitar información, los efectivos del Plan República y los coordinadores del ente comicial en este centro se negaron a permitir el paso y a suministrar datos relacionados con la elección.

Alegaron no estar autorizados por dar declaraciones, pese a que la credencial para periodistas que otorga el CNE dice de forma expresa: “Se le agradece a las autoridades civiles o militares prestarle la colaboración que requiera en el ejercicio de sus funciones”.

En en segundo intento de solicitar información, el defensor del Pueblo encargado en Carabobo, Elisael Olmos, se vio en la obligación de intervenir para que los voceros del CNE dieran la información que el equipo de El Carabobeño requería.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.