(Foto: Ana Isabel Laguna)

Mientras todo parecía como un domingo normal, en los 29 centros de votación del municipio Naguanagua la abstención prevaleció. También, la asistencia de personas de tercera edad y discapacitados acompañados de alguna persona a la hora de votar, fue una constante en estos comicios presidenciales del 2018.

De acuerdo con la información de los coordinadores de centros, la mayoría de los 29  instituciones se instaló a las seis de la mañana, aunque no hubo problemas de la presencia de los testigos o miembros de la mesa. En la Escuela Bolivariana Montalbán donde sufragan 6 mil 200 electores apenas habían votado para las 8 de la mañana unas 500 personas.

Aunque para la mayoría de las personas que acudían a votar les parecía normal y fabuloso lo rápido del proceso, a simple vista era por la poca afluencia de electores. Tanto que ya en horas del mediodía no había colas en casi todos los centros.

Y a pesar de que parte de la oposición llamó a la abstención, algunas personas manifestaron que votaban porque “todavía tenían cierta esperanza de que con sus votos lograrían dar con el cambio que muchos ansían”, como lo comentó la señora Ruth de Jaramillo, de 81 años, cuando salía de la Unidad Educativa Batalla de Bomboná. En esta unidad la mesa 1 y 4 presentaron fallas. En este centro, donde están inscritos tres mil 250 votantes, para las 9 de la mañana habían sufragado 632 personas.

También, una extraña situación se presentó en la Escuela Nacional de Bárbula, en la mesa 7. El señor José López (45), cuando se disponía a presionar para “votar”, la máquina se trancó. “Un miembro de la mesa me había preguntado si sabía votar, le contesté que sí, pero al verme que no lograba que se presionara la acción de votar, se levantó, diciéndome menos mal que sabe votar y sin más le dio a esta opción y la boleta salió como que voté por “Maduro”, cuando no era mi candidato”. Efectivos del Plan República y de la coordinación del centro procederían a verificar y se dispusieron a proceder para “enmendar” el paso, pero ya el señor López no podía votar.

En la Escuela Bolivariana Montalbán, la coordinadora Olga Rodríguez dijo que allí votarían 6 mil 200 electores, pero los números de electores promedio era casi igual a los otros centros: rondaba los 400 a media mañana.

Similares situaciones se registraron en la Unidad Educativa Abdon Calderon, donde sufragó el alcalde de Naguanagua, Gustavo Gutiérrez, los representantes del movimiento Por El Cambio, denunciaron lentitud en el proceso, pero dijeron “estar confiando en Dios” que se les respetarían sus votos.

En la Unidad Simón Bolívar la máquina de la mesa 1 no quería arrancar y no arrojó la boleta 0. En el centro de votación Lisandro Lecuna, practicamente al mediodía se observaba “cerrado” porque no se observaba ninguna persona en las colas, solo dentro de las mesas.

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.