(Foto Archivo El Carabobeño)
COMPARTE

Nueve meses tuvieron que pasar para que las máquinas se encendieran. Era la primera vez que la planta contaba tanto tiempo paralizada. Henry Ospina lo recuerda muy bien. Él ya era parte de la nómina de FCA-Chrysler cuando de sus líneas salían al mercado hasta 14 mil unidades al año. Era una buena época. Distinta a la que se vive hoy con 30 vehículos que pudieron ser ensamblados y que aún se mantienen dentro de la empresa como consecuencia de un nuevo cerrojo que el Gobierno le puso a la industria. Faltan los cilindros para el sistema a gas que debe suministrar la estatal Petróleo de Venezuela (Pdvsa).

La operatividad se mantuvo hasta hace dos semanas, cuando se apagaron todas las líneas nuevamente

A principios de septiembre la buena noticia llegó. 50% de los más de  700 trabajadores que se encontraban en sus casas desde diciembre fueron convocados. Pero Ospina no se alegró. Como secretario de reclamos del sindicato sabía que se haría una cantidad limitada del modelo Forza, y así fue. Se calibraron las máquinas, se hicieron los ajustes necesarios tras un largo periodo de inactividad y se fabricaron las unidades.

La operatividad se mantuvo hasta hace dos semanas, cuando se apagaron todas las líneas nuevamente mientras se espera que Pdvsa cumpla con el suministro de la pieza fundamental para colocar los vehículos en el mercado, de acuerdo a la Gaceta Oficial 38 mil 800 del 31 de octubre de 2007 que se establece la implementación obligatoria del programa del gas natural vehicular (GNV) Autogas desde las ensambladoras.

Así fue como el Gobierno le puso doble cerrojo a la producción de automóviles en el país. El primero fue a finales de 2013, cuando dejó de asignar con la regularidad requerida a las firmas los dólares necesarios para la importación de las piezas. El efecto de esa restricción fue inmediata. En 2014 la caída del sector fue de 80,02% al pasar en un año de 98 mil 878 unidades a 19 mil 759. En 2015 la debacle continuó con 18 mil 300 vehículos manufacturados, mientras que durante lo que va de 2016 solo se ha colocado en el mercado dos mil 510 entre Ford, Mack y Toyota. FCA-Chrysler, General Motor Venezolana (GMV) y Mitsubishi está en cero.

CAJITA DE DÓLARES

El 17 de diciembre de 2015 se apagaron las máquinas en GMV. La planta ubicada en Valencia es la más grande del país con una capacidad de 45 mil unidades al año y la gerencia de esa firma es la única que no se ha mostrado de acuerdo con el convenio que en marzo se firmó en el que el Ejecutivo permite a las ensambladoras la venta en dólares de los vehículos que hagan con la inversión de recursos propios para la compra en el exterior de materia prima.

La situación de esta empresa es “crítica”, define Pascual Andrade, secretario general del sindicato. No hay señales de un reinicio de operaciones, todo apunta a lo contrario. Así lo ha sentido el personal que, en medio de la situación, ha aceptado la “cajita feliz” que ofrece la gerencia en moneda extranjera en cálculos que varían de acuerdo al tiempo de servicio entre tres mil y cinco mil dólares, para los que deben tener una cuenta bancaria en el exterior. De esa manera la nómina se ha reducido en 15,68% al pasar de tres mil 100 trabajadores a dos mil 614.

La modalidad de venta en dólares fue adoptada por Ford Motors de Venezuela en enero de 2015. Así ha logrado mantener la planta operativa aunque a 10% de su capacidad. Lo suficiente para pagar nóminas y estar al día con otras responsabilidades económicas básicas. Pero no ha significado la recuperación del sector. Aún así Ospina, de FCA-Chrysler, está ansioso ante la posibilidad de que en esa empresa se concrete ese tipo de negocio. “Al menos estaríamos trabajando”.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.