Motorizado asesinado
Dos hombres fueron encontrados muertos en el municipio Carlos Arvelo (Foto referencial)
COMPARTE

La muerte de un reconocido artista plástico en su residencia, en la urbanización Prebo, estremeció al mundo de la cultura carabobeña, en el cual Rubén Calvo se desenvolvía. Su cuerpo fue encontrado sobre su cama, sólo con un short y con señales de estrangulamiento. En un principio se habló de unas trenzas. Sin embargo fuentes policiales apuntan a que el hombre fue asfixiado con las manos de un desconocido. El fue parte de las 105 muertes en hechos violentos registradas en octubre.

Aún no se sabe quién es el responsable. El Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) se reserva sus hipótesis. Para la fecha en la que ocurrió el crimen, sin embargo, el principal sospechoso era el inquilino con el que Calvo vivía. Este crimen dio pie a una semana en la que a unos pocos kilómetros de distancia ocurrieron otros asesinatos.

Octubre cerró sus días con una cifra de 105 muertes violentas: 74 homicidios y 31 abatidos en enfrentamientos con cuerpos policiales, tras el despliegue de operativos de seguridad y de investigación.

Las cifras en Valencia no dejan de ser alarmantes: 46 vidas se perdieron, a diferencia del mes anterior en el que ocurrieron 29 asesinatos. Guacara ocupó el segundo lugar, con una cifra mucho menor, de 13, uno más que en septiembre; seguidos de libertador con 11, siete en Diego Ibarra, cuatro en Carlos Arvelo igual que en Miranda, municipio que en los últimos 2 meses no registró decesos. Los últimos puestos los ocupan Los Guayos con 3, San Joaquín 2 y Bejuma 1, otro municipio en el que ocurren pocos hechos de esta índole.

De estas 105 muertes los hombres son las victimas recurrentes: 100 perdieron la vida. El resto fue de mujeres, victimas en su mayoría de venganzas, delito que acabó con la vida de 24 carabobeños. Doce personas fueron víctimas de robos en los que opusieron resistencia. Otros crímenes menos comunes, como la agresión pública y el accidental, registraron una muerte cada uno.

Los cuerpos policiales tomaron este mes un importante papel en su intento por disminuir la delincuencia. El Cicpc lleva la cabeza con una Brigada de Homicidios, a cargo del comisario Gilber Cruz, que abatió a 23 antisociales. La policía de Guacara, en manos de Domingo Chávez, cerró con tres abatidos. Le sigue la policía del estado, ahora a cargo de José Aldama, con uno, al igual que la de Miranda y luego con 1 la de Los Guayos y San Joaquín.

La juventud carabobeña es aún el blanco común en todos estos casos. 31 ciudadanos entre 18 y 29 años integran el balance, seguido por los que tienen entre 30 y 45 años con 19. Estos crímenes fueron producidos en casi su totalidad por armas de fuego, seis murieron por arma blanca, seis por golpizas y tres por asfixia mecánica.

La mayoría de estos crímenes ocurrió entre las 6:00 a.m. y las 12:00 a.m. lo que reveló una disminución de asesinatos en horas de la madrugada.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.