Mathías espera junto a su familia a las afueras de la cárcel. (Foto Dayrí Blanco)
COMPARTE

Dayrí Blanco | @DayriBlanco07

Mathías escucha la nota de voz y ya no se emociona tanto. Ahora hace preguntas. Él ya no quiere oír a su tío decirle “titi ya voy para allá a verte y te llevo un regalo”. Es lo mismo que escucha en el teléfono de su mamá desde aquel 11 de enero, cuando por última vez pudo comunicarse Gilber Caro con él. El diputado iba de regreso a casa con un caballito de juguete que le había comprado al niño de dos años en el viaje que hizo en el interior del país con Steyci Escalona, su pareja sentimental, cuando fueron detenidos en la Autopista Regional del Centro por funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin). Ahora a Mathías se le ve esperando en las afueras del Centro de Formación del Hombre Nuevo “El Libertador”, ubicado en Carabobo, a donde fue trasladado sorpresivamente el legislador la madrugada del sábado.

El niño no está contento. Se queja del calor, de hambre y repite insistentemente que quiere irse a casa. Antes de las 9:00 a.m. de este martes llegó junto a su mamá, su abuela y su hermana mayor a la cárcel que queda justo al lado del Penal de Tocuyito en la autopista Valencia-Campo Carabobo, sentido Oeste-Este. Fueron en búsqueda de información. Se enteraron del traslado de Caro el lunes en la mañana cuando la abogada, Theresly Malavé, fue al centro de reclusión 26 de Julio de Guárico, donde estuvo el diputado desde el sábado 21 de enero, tras ser trasladado desde la 41 Brigada Blindada de Carabobo.

Con la familia, también esperaban: Abogados, amigos y los pares parlamentarios, Ángel Álvarez Gil y Ramón Flores.  Se acercaron a la entrada del penal a preguntar por Caro y dos custodios del lugar les pidieron que se alejaran un poco de la entrada, que se harían las gestiones para el acceso. En principio la oferta fue la visita de Malavé. Después cambió. El subdirector del lugar,  Ronald Zapata, y el inspector regional de servicios penitenciarios José Balaguer, informaron que se permitiría el paso de un familiar directo. Los diputados presentes mediaron para que fueran dos: Su madre Velania Alfonzo de Caro, y Yeydi Caro, la hermana. Aceptaron.

Diputados conversan con los custodios. (Foto Dayrí Blanco)

A las 11:30 a.m. se les vio caminar hacia el portón. Media hora después los custodios salieron y le pidieron a la abogada que entrara. A las 12:30 p.m. ya todos estaban de regreso. Malavé no pudo ver a Caro, le dijeron que debía cumplir algunos trámites legales para poder visitarlo. La mamá y la hermana tuvieron una hora junto a él.

Familiares de Giber Caro al momento de entrar al centro de reclusión en Tocuyito. (Foto Dayrí Blanco)

Alfonzo de Caro salió sonriente. “Voy a aprovechar de mandarle unas cosas que le tengo en el carro”. Yeydi explicó que más allá de un malestar de gripe, su hermano está bien de salud. Sigue aislado, pero al menos le permiten tomar un poco de sol unos minutos al día. “Nos quedamos abrazados en silencio un ratico”, dijo la madre al relatar el encuentro con su hijo tras dos meses sin verlo. Ella solo fue a la 26 de Julio en una oportunidad.

Velania Alfonzo de Caro. (Foto Dayrí Blanco)

El diputado Ángel Álvarez Gil aseguró que Caro ha sido secuestrado y ruleteado. Relató que la audiencia de presentación del parlamentario  ha debido cumplirse 48 horas después de la detención, pero tras 117 días aún no se ha hecho. “Carabobo se ha convertido en la capital del abuso y la represión con el inicio de una cruzada muy peligrosa que es la militarización de la política y justicia de civiles”. Insistió que la región pasó de ser productor de bienestar a progreso a fabricante de expedientes penales y sobre todo militares.

Escalona sí fue imputada ante un juez, pero en instancia castrenses, donde se le dictó privativa de libertad y aún espera por la audiencia preliminar, que ha sido diferida dos veces. Mientras tanto se encuentra aislada en un calabozo del Sebin en Naguanagua. Durante la aprehensión en el Peaje de Guacara se les incautó fusiles y explosivos en un acto que Malavé calificó como una “siembra”.

Therely Malavé abogada del detenido.(Foto Dayrí Blanco)

El régimen de visita aún no está claro. “Primero nos dijeron que sería una vez al mes, ahora que puede ser más pronto. Ojalá dejen que lo veamos semanalmente”, explicó la hermana del diputado mientras sostenía la carta que Gilber le escribió a Steyci e intentaba calmar a su hijo Mathías quien lloraba del cansancio y la espera. Él fue asumido por Caro como su segundo hijo tras la muerte de su padre en diciembre de 2014 cuando el niño apenas tenía meses de haber nacido. fue un deceso inesperado ocasionado por un edema cerebral después de haber hecho cinco horas de cola para comprar comida.

Giber Caro envió carta a Steyci Escalona. (Foto Dayrí Blanco)

Gilber Caro es el sexto de ocho hermanos. Todos viven en Caracas, en la popular comunidad de Catia. Ahí “titi” aún espera con ansias la llegada de su tío. Ya se olvidó del caballito que le regalaría. Solo pregunta cuándo llegará.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.