(Foto AFP)

El cardenal Baltazar Porras participó en una misa en la iglesia nuestra señora de la Chiquinquirá, ubicada en la urbanización La Florida de Caracas, donde fue nombrado como el nuevo administrador apostólico por decisión del Papa Francisco.

Según reseño Globovisión en su portal, en su primer comunicado a quienes hacen vida en la Arquidiócesis de Caracas, Porras expresó que lo primero que quiere hacer es escuchar y atender los clamores, necesidades y expectativas del pueblo.

El prelado de la iglesia católica también desea oír a los agentes pastorales, sacerdotes, religioso(a) s y laicos, que han llevado y llevan el trabajo evangelizador, de asistencia social y promoción humana; y estar atento a las muchas urgencias y propuestas de instituciones públicas y privadas, cuyas opiniones representan y tienen eco en la ciudad y en el país.

Monseñor Porras agradeció por el nombramiento del papa Francisco. “Vengo con el encargo de compartir el trabajo episcopal de Caracas y de Mérida, con la misión de recobrar y acrecentar la dulce y confortadora alegría de evangelizar, incluso cuando hay que sembrar lágrimas”.

Por otro lado agregó que se encomienda a Monseñor Rafael Arias Blanco quien le confirió los sacramentos del Bautismo y la Confirmación, lo recibió en el Seminario Interdiocesano, y le impuso la sotana.

Igualmente se encomienda a los Arzobispos y Cardenales José Humberto Quintero Parra y José Alí Lebrún Moratinos, maestros en el ejercicio ministerial, ejemplo de virtudes quienes le trasmitieron su rica experiencia de cristianos cabales.

“Con el Cardenal Ignacio Velasco compartimos experiencias episcopales. Y aquí tengo compañeros y alumnos en el clero. Sucedo al Cardenal Jorge Urosa Savino, compañero y hermano desde el Seminario. Juntos cursamos la filosofía y compartimos responsabilidades como superiores en los seminarios caraqueños y por más de tres décacas hemos llevado juntos las responsabilidades episcopales”.

Asimismo expresó su preocupación por los nuevos rostros de la pobreza, que acosan a buena parte de la gente. Según dijo, esto los llevará a dinamizar una pastoral misionera y misericordiosa en la que la tradicional generosidad  “de nuestra gente nos hace constatar el permanente milagro de la multiplicación de los panes y los peces”.

En la ceremonia participaron más de 140 sacerdotes y 21 obispos provenientes de varios estados.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.