(Foto: El País)
COMPARTE

Once personas murieron en los fuertes disturbios que ocurrieron en la noche del jueves y al viernes en Caracas, con lo que son 20 los fallecidos en tres semanas de violentas protestas contra el presidente Nicolás Maduro.

La Fiscalía confirmó, en un comunicado, la muerte de 11 personas, con edades entre los 17 y 45 años, en los tiroteos, hechos vandálicos y enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad, en El Valle, un populoso sector de barriadas humildes del suroeste de Caracas.

Habitantes de El Valle describieron como una batalla campal que duró hasta la madrugada, los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y manifestantes, los tiroteos y los saqueos de decenas de negocios, que duraron hasta altas horas de la madrugada.

Parecía una guerra. La guardia y la policía lanzaban gases, civiles armados disparaban contra los edificios. Mi familia y yo nos tiramos al piso. Fue horrible, narró un constructor de 33 años, quien vive en una zona céntrica de El Valle.

En un hospital materno infantil, cerca de medio centenar de niños debió ser evacuado en medio del caos, bajo nubes de humo de las barricadas y los gases lacrimógenos.

Camiones antimotines dispersaron con gases pequeñas protestas de personas que colocaron barricadas de desechos en muchas esquinas. Uno de esos vehículos fue parcialmente incendiado con cócteles molotov lanzados en medio de la oscuridad, según videos de habitantes de la zona.

“Malditos”, “asesinos”, gritaban vecinos desde las ventanas de los edificios a hombres, vestidos de civil, que disparaban en la calle. Algunos les lanzaron botellas y piedras por la ventana, según eso vídeos y testigos.

Acusaciones mutuas

La Fiscalía confirmó además el fallecimiento, en la noche del jueves, de un hombre en el popular barrio Petare, este de Caracas, según la alcaldía local ocurrida en una protesta, con lo que suman 20 las víctimas mortales desde que iniciaron las protestas el 1 de abril.

El gobierno y la oposición se responsabilizan mutuamente del desbordamiento de la violencia, que deja además cientos de detenidos y heridos.

Según el gobierno, bandas armadas “contratadas por la oposición” atacaron el hospital materno infantil, pero sus adversarios sostienen que el desalojo se debió a los gases lanzados por la policía militarizada para controlar los disturbios.

Responsabilizo de la violencia a la cúpula madurista, con sus esbirros, con sus grupos paramilitares. Ellos ordenaron una represión salvaje contra nuestro pueblo, expresó el líder opositor Henrique Capriles.

El ministro de Comunicación, Ernesto Villegas, acusó a  la oposición. “Esos delincuentes quieren vender que Venezuela es un caos”, manifestó Freddy Bernal, dirigente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv).

Tensión y preocupación mundial

Los enfrentamientos y desórdenes han ocurrido en el marco de masivas protestas opositoras que exigen en Caracas y otras ciudades del país, elecciones generales.

La alta tensión en Venezuela despertó inquietud internacional. Once naciones latinoamericanas, la Unión Europea y la Organización de las Naciones Unidas pidieron al gobierno venezolano garantizar las protestas pacíficas.

Estados Unidos y el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, quien tilda a Maduro de dictador, han lanzado duras advertencias al gobierno chavista, al que acusan de represor.

La violencia en Venezuela es alentada por Almagro y los gobiernos alineados con planes intervencionistas del Departamento de Estado de Estados Unidos, dijo por su parte la canciller Delcy Rodríguez, al referirse a lo ocurrido en la noche y la madrugada.

La protesta sigue

Las protestas se desataron luego de que el máximo tribunal se adjudicara las funciones del Parlamento, único poder público controlado por la oposición. La presión internacional llevó a la anulación parcial de los fallos.

Maduro, cuyo mandato termina en 2019, asegura que la derecha extremista venezolana busca darle un golpe de Estado con el apoyo de Estados Unidos. Pero la oposición insiste en que quiere sacarlo del poder por la vía electoral.

Las elecciones de gobernadores debieron realizarse en 2016, pero fueron suspendidas y aún no tienen fecha, las de alcaldes están pautadas para este año y las presidenciales para diciembre de 2018.

Aunque Maduro dice estar ansioso por medirse en elecciones con la oposición, ha descartado un adelanto de las presidenciales y le pide a sus adversarios dialogar y abandonar “la agenda golpista”.

Según las encuestas, siete de cada diez venezolanos reprueban al gobierno, asfixiados por una severa escasez de alimentos y medicinas, y una inflación que el FMI estima en 720,5% este año, la más alta del mundo.

Manteniendo la presión, la oposición convocó para el sábado a una “marcha del silencio” hacia las sedes de la Conferencia Episcopal y para el lunes a un “trancón nacional”, un bloqueo de vías.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.