COMPARTE

La circulación sanguínea es vital para la salud, responsable de suministrar el oxígeno y todos los nutrientes esenciales que requieren los órganos, las células y todas las partes del organismo.

Por el papel que desempeña en el cuerpo, se conoce también como el “flujo de la vida” y no hace falta dar muchas explicaciones para tener una idea de lo grave que puede ser desarrollar algún tipo de dificultad.

Los trastornos en el flujo sanguíneo se producen como consecuencia del consumo excesivo de comida rápida, el exceso de colesterol y los efectos nocivos de los radicales libres.

Todos estos causan un endurecimiento u obstrucción en las paredes arteriales, que impide el transporte adecuado de la sangre.

Lo que más preocupa de esto es que más adelante causa daños más graves, influyendo en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, diabetes y daños a nivel hepático y renal.

Por fortuna, gracias a la adopción de buenos hábitos de vida y el consumo de algunos remedios caseros se puede promover su buen funcionamiento para reducir todos estos riesgos.

En esta oportunidad queremos compartir los 6 mejores remedios caseros naturales para controlar este tipo de afecciones. ¡Conócelos!

  1. Infusión de jengibre

La raíz de jengibre es un alimento con propiedades antiinflamatorias y anticoagulantes que pueden aprovecharse para el tratamiento de los trastornos circulatorios.

Aunque resulta provechoso incluirla en diferentes recetas, la mejor forma de disfrutar todas sus virtudes es con una infusión natural.

Ingredientes

1 cucharada de raíz de jengibre rallada (10 g)

1 taza de agua (250 ml)

¿Cómo prepararla?

Coloca a hervir una taza de agua y agrégale la raíz de jengibre rallada.

Déjala reposar 10 minutos, tapado, y luego bébela.

Tómala una vez al día, todos los días.

  1. Infusión de cola de caballo

Esta planta, famosa por sus propiedades diuréticas, promueve el flujo sanguíneo gracias a su capacidad para disminuir la inflamación y eliminar los líquidos retenidos.

Ingredientes

2 cucharadas de cola de caballo (20 g)

1 taza de agua (250 ml)

¿Cómo prepararla?

Igual que en el caso anterior, hierve el agua y viértela en una taza con la cola caballo.

Pasados 10 minutos, cuela el contenido, e ingiérela. Puedes repetir su consumo hasta dos veces al día.

Tómala mínimo tres veces por semana.

  1. Infusión de romero

 

La planta de romero es un gran apoyo para eliminas las toxinas y evitar la formación de trombos en el sistema circulatorio.

Ingredientes

1 cucharada de hojas de romero (10 g)

1 taza de agua (250 ml)

¿Cómo prepararla?

En una taza, agrega las hojas de romero y añade agua hirviendo.

Tápala bien y déjala en reposo durante unos 10 o 15 minutos.

Toma la misma dosis todos los días.

  1. Pimienta de Cayena

Por su riqueza en antioxidantes y capacidad para expulsar el exceso de lípidos, la cayena es otro gran remedio para limpiar la sangre y promover su flujo.

Ingredientes

¼ de cucharadita de pimienta de Cayena (1,2 g)

1 vaso de agua (200 ml)

¿Cómo prepararla?

Diluye un cuarto de cucharadita de pimienta de cayena en un vaso de agua tibia y tómalo todos los días en ayunas.

  1. Zumo de naranja con ajo

El ajo es uno de los mejores alimentos para proteger la salud cardiovascular. Es rico en antioxidantes, vitaminas y minerales que depuran la sangre para eliminar la acumulación de lípidos y toxinas.

Por su parte, el zumo de naranja aporta vitamina C y fibra, dos nutrientes esenciales para fortalecer las arterias e impedir su endurecimiento.

Ingredientes

2 dientes de ajos crudos

5 naranjas

¿Cómo prepararla?

Exprime el zumo de cinco naranjas y mézclalo con dos dientes de ajo bien machacados.

Si gustas, lo puedes licuar para que queden bien incorporados.

Tómalo en ayunas, mínimo durante dos semanas.

  1. Jugo de melón y uvas verdes

El consumo regular de este jugo natural es un apoyo para eliminar las dificultades de la circulación porque contiene poderosos antioxidantes que impiden la formación de placa de grasas en las paredes arteriales.

Ingredientes

1 rodaja grande de melón

1 taza de uvas verdes (90 g)

4 hojas de menta

1 vaso de agua (200 ml)

¿Cómo prepararlo?

Lava bien todos los ingredientes y trocea el melón y las hojas de menta.

Incorpora todo en la licuadora y procesa por unos instantes, hasta obtener una mezcla homogénea.

Tómalo en ayunas, tres veces a la semana.

Recuerda que, además de ingerir alguno de estos remedios, puedes adoptar un plan de ejercicios y un tipo de alimentación que complemente sus resultados.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.