COMPARTE


La calle es además un improvisado vertedero de basura. (Foto Noel Palencia)

Litzy Sanz Nava || lsanz@el-carabobeno.com

La ausencia de un plan de recuperación que le cambie la apariencia a la precaria vialidad del parque industrial La Elvira, es uno de los principales problemas que atraviesa la comunidad porteña residente en los conglomerados urbanos adyacentes a esta zona.

En tiempos de sequía o de precipitaciones pluviales los problemas son similares. Durante la ausencia de las lluvias en la zona se levanta una nube de polvo que cubre casas, almacenadoras y patios de gandolas por igual.

Con los aguaceros el escenario se complica aún más sobre todo para los transportistas. Pero vecinos y demás usuarios no escapan del problema. Una enorme laguna artificial hace aún más precario el tránsito por la improvisada calle de arena.

Según el nivel pluviométrico, hay ocasiones en que sólo los vehículos de carga pesada atraviesan la precaria vialidad.

Los peatones no escapan del problema. “O tragamos polvo o caminamos con los tobillos cubiertos de agua”, comentó María Suárez, trabajadora de una almacenadora local.

La solución a esta inundación viene dada por el sol y la evaporación del agua. Porque, según los vecinos, aunque algunas autoridades de Gobierno transitan por allí, nadie ofrece y consolida un plan de recuperación sustentable en el tiempo. “Un camión de arena para rellenar los huecos solventa el problema solo por un rato”, condenó César Serrano, transportista de la zona.

Obligados, desde hace años, a lidiar con el diario transitar de camiones y gandolas, sus habitantes exigieron a las autoridades municipales, concentrar sus esfuerzos y poner un poco de interés para resolver la serie de inconvenientes que mantienen a este sector que sirve diariamente una pésima calidad de vida.

Las operaciones propias de varias almacenadoras ubicadas en el popular sector, dificultan aún más los problemas de la comunidad.

A esto se suma también el viejo hábito de porteños residentes de otros sectores y fuereños, de botar cachivaches, escombros, basura y animales muertos en el camino de tierra que conduce hacia el circuito de patios de gandolas y almacenes de contenedores.

Carlos Robles, taxista residenciado en las adyacencias del sector, manifestó que desde hace mucho tiempo los problemas que les aquejan, lejos de solucionarse se agudizan.

En reiteradas oportunidades han pedido a la oficina de Servicios Públicos de la alcaldía de Puerto Cabello un plan de recuperación sustentable en la zona, así como la instalación del servicio eléctrico para las calles residenciales e industriales del sector, pero no han recibido respuesta. Exhortaron a los dirigentes municipales para que busquen solución de este rosario de calamidades.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.