COMPARTE


Las Abuelas de la Plaza de Mayo pidieron penas más duras. (Foto Internet)

EFE

La justicia argentina condenó a prisión este lunes a un médico y una partera por su papel en el robo de bebés durante la dictadura (1976-1983) en la primera sentencia de este tipo que alcanza a profesionales de la salud, informó el tribunal.

El inédito fallo, aunque redujo las penas solicitadas por la querella, puso por primera vez en el tapete la responsabilidad de médicos y asistentes en el robo de bebés durante la dictadura, algo sobre lo que la justicia argentina no había avanzado en juicios anteriores.

Los magistrados condenaron al médico y militar retirado Norberto Atilio Bianco (69 años) a 13 años de prisión y a la partera Yolanda Arroche (85) a siete años, en tanto absolvieron al tercer profesional involucrado, el médico Raúl Eugenio Martín (75).

Los tres fueron enjuiciados por su accionar en la maternidad clandestina que funcionó en el centro de detención de Campo de Mayo, en Buenos Aires, donde jóvenes que habían sido secuestradas embarazadas daban a luz esposadas y con los ojos vendados.

Sus hijos eran robados y entregados en adopción ilegal bajo falsa identidad.

El tribunal también condenó al represor Santiago Omar Riveros (91 años) y el exdictador Reynaldo Bignone (86) a penas de 30 años y 16 respectivamente, aunque sobre ambos pesan condenas a cadena perpetua por otros crímenes de lesa humanidad.

Tanto Riveros como Bignone fueron hallados culpables en su condición de jefes de zona donde funcionó la maternidad clandestina.

El tribunal absolvió al médico Raúl Eugenio Martín, exjefe de Clínica Médica del hospital militar y ordenó su inmediata liberación por considerar que no había prueba suficiente en su contra.

Sin embargo en este punto el tribunal Federal compuesto por los jueces María del Carmen Roqueta, Julio Panelo y Jorge Humberto Gettas, votó en disidencia según la lectura de la sentencia, cuyos fundamentos recién se divulgarán en febrero próximo.

En cambio, el médico militar Bianco (70 años), que estuvo prófugo y había sido arrestado en 2008 en Paraguay, fue hallado “coautor de sustracción, retención y ocultamiento de menores” y la partera Arroche “partícipe necesaria en la falsedad de documentos” para fraguar la identidad de los recién nacidos.

Penas más duras

Abuelas de Plaza de Mayo, querellante en la causa, había solicitado penas más duras contra los acusados que llegaban a los 30 años en el caso de ambos médicos y 12 para la partera.

Aunque el tribunal ventiló en tres meses de audiencias públicas nueve casos de mujeres secuestradas embarazadas y que dieron a luz en Campo de Mayo, se estima que allí y en otras cárceles clandestinas de la dictadura nacieron decenas de niños robados y entregados al nacer en adopción ilegal.

Algunos de ellos fueron hallados por la labor de Abuelas de Plaza de Mayo que ha encontrado a 116 de los 500 que se estima fueron robados al nacer.

Uno de los últimos fue Guido Montoya Carlotto, nieto de la presidenta y fundadora de Abuelas, Estela de Carlotto, hallado en agosto pasado.

El tribunal ventiló los casos de apropiación de los hijos de Marta Álvarez, Susana Stritzler, Mónica Masri, Valeria Beláustegui Herrera, María Eva Duarte, Myriam Ovando, Silvia Quintela Dallasta y Liliana Isabel Acuña.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.