COMPARTE

Reuters

Venezuela llegó a un acuerdo para buscar una solución a un prolongado conflicto por arbitraje con la minera canadiense Gold Reserve, que reclama una indemnización de 750 millones de dólares tras el abrupto fin de una concesión que mantuvo en el país sudamericano hasta 2009.

Como parte del acuerdo, la pequeña firma que cotiza en la bolsa de Toronto invertirá 2 mil millones de dólares en una empresa mixta, donde el Estado venezolano tendrá mayoría accionaria. La asociación desarrollará dos minas de oro, Brisas y Las Cristinas, con unas 30 millones de onzas de reservas.

Venezuela buscará usar las enormes minas del sureste del país como colateral para obtener financiamiento que podría ascender a 2 mil millones de dólares, en momentos en que está necesitado de liquidez tras el desplome de los precios del crudo, su principal fuente de divisas.

“La resolución de un conflicto que ha tenido un final feliz”, dijo el presidente Nicolás Maduro durante un evento para promocionar las potencialidades mineras de Venezuela.

“Ahora somos socios”, agregó sin explicar cómo Venezuela pagaría a Gold Reserve.

Sin embargo, el presidente de la firma, Doug Belanger, dijo a Reuters más tarde que sí recibirían un pago si se logra un acuerdo tras el arbitraje que, agregó, espera “pronto”.

En abril del año pasado, el pleito se tensó luego de que la minera pusiera en la mira los activos de Venezuela en el extranjero como una forma para cobrar la millonaria indemnización que el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) ordenó pagarle.

También el miércoles, el Gobierno firmó otros memorandos de entendimiento con varias empresas para que certifiquen sus reservas minerales.

Tras ello, dijo Maduro, Venezuela ostentaría las segundas mayores reservas de oro del mundo, con 7 mil millones de toneladas, solo por detrás de Estados Unidos.

Además de oro, el sureste venezolano alberga enormes cantidades de hierro, diamantes y coltán, un mineral estratégico usado para la fabricación de computadoras portátiles, teléfonos celulares y hasta misiles teledirigidos.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.